1 año antes: haciendo memoria

28 05 2009

Para estrenar mis entradas en el blog, me rememoraré a, aproximadamente, un año antes del famoso gol de Tamudo (09/06/2007, jornada 37), es decir, exactamente al 06/05/2006, que se jugaba, también, la jornada 37 de liga.

En aquella jornada, también se jugaba un Barcelona – Espanyol, en el Camp Nou, donde uno de los dos equipos no se jugaba nada y el otro se jugaba todo. Es decir, lo mismo que pasaría el año siguiente, con la diferencia que en ese 2006 el Barcelona era el reciente campeón de liga y el Espanyol se jugaba su futuro en la categoría (la siguiente jornada fue la famosa y milagrosa de la R.Sociedad)

El ambiente que había alrededor de ese partido era lúdico-festivo, ya que se festejaba el campeonato de Liga recientemente conseguido. Nadie, absolutamente nadie (ni prensa, ni radio, TV, aficionados,…) le daban importancia a lo que significaba ese partido para el Espanyol. Lo importante era que el Barcelona ganase el partido para festejar el título conseguido. Todo el mundo sabemos cómo terminó todo. El Barcelona ganó 2-0 y el Espanyol se jugó la vida en la jornada posterior contra la R. Sociedad. Durante todo el partido el Espanyol tuvo que jugar con la presión añadida de los ya tan famosos gritos de “A segunda, a segunda”

Hasta aquí todo normal. La afición local de cualquier equipo siempre gritará cánticos que pongan nervioso y condicionen al rival (y más todavía si el rival es enemigo tuyo). La rivalidad entre ambas aficiones hace que la afición del Barcelona se alegre de los males del Espanyol. Los jugadores del Barcelona son unos profesionales que se deben a su entidad y tienen que ganar todos los partidos, independientemente de lo que se jueguen y del rival que tengan delante. Al finalizar el partido, todo el entorno barcelonista era una doble fiesta, se habían matado dos pájaros de un tiro: se había festejado el título y se había casi herido de muerte al rival ciudadano. Todo dentro de una rivalidad futbolística competitiva.

Las ligas no se ganan, ni se pierden en una jornada. Y la categoría tampoco se consigue o se pierde en una jornada. Es la suma de toda una temporada y no podemos esperar, en ningún caso, que ningún equipo nos haga un favor y menos si se trata de un rival ciudadano.

Pero, ¿porqué el año siguiente no se entiende que los pericos celebren el gol de Tamudo? ¿No podemos celebrar los buenos resultados de nuestro equipo, aunque no se juegue nada? ¿Porqué los periodistas que lo del 2006 lo encontraron todo normal, el resultado del 2007 lo consideraron como sacrilegio, blasfemia y un espíritu poco solidario de todo el espanyolismo? ¿Porqué es más lícito que un culé celebre el descenso del Espanyol a que un perico celebre que el Barcelona no gane una liga? ¿Porqué tenemos que perdir perdón por un gol que lo único que hizo fue poner la puntilla a una mala temporada del Barcelona, pero nadie pide perdón por 2 goles que nos podrían haber bajado a segunda?

Anuncios




Presentación

28 05 2009

17 de mayo del 2007, cuando todo parecía perdido, en el minuto 116 de partido (aproximadamente a las 23:09) Jonatas marca el gol del empate. En ese momento fue el gol de la fe, de la esperanza, de creer en que aún era posible, de que no estaba todo perdido…

Pero posteriormente, también resultó ser el gol de la mentira, de la manipulación, de la demagogia… ¿Porqué digo esto? Porque hoy, dos años después, todavía tengo que escuchar gente que dice: “Con lo que me alegré con el gol de Jonatas y luego los pericos se alegraron con el gol de Tamudo al Barcelona. Desde ese día me cae mal el Espanyol y quiero que pierdan y bajen”. Lo peor de todo: que hay muchos supuestos periodistas incluidos en este grupo.

A ver, puedo entender que dé rabia (a nadie le gusta caer antipático o que vayan en su contra), pero lo que no podemos pretender es borrar de nuestra memoria 109 años de historia. 109 años de rivalidad. La historia de nuestras relaciones no comienzan con el gol de Jonatas. Tenemos memoria y no somos tontos y todo lo vivido en el pasado se guarda, no se olvida, por muchos goles de Jonatas que cantes. Eso no me quitará que cuando el Barcelona gane una competición me alegre por mis amigos culés. Pero hay actos que no pueden servir como efectos amnésicos.

Este blog no pretende ser un blog de actualidad perica, ni de crítica al Barcelona, ni de hablar de lo que pudo ser Jonatas y su alocada cabeza no le dejó. Pretende ser una vomitada de todo lo que llevo dentro, aguantando durante los cerca 30 años de vida que tengo. Yo no nací anti-barcelona, nací perico. Anti-barcelona me convertí después. Tambié filosofaré en blanquiazul, expondré mis ideas, mis opiniones, el porqué de la cosas tal como yo las veo y el cómo creo que debería ser el futuro del Espanyol.

Mi intención es que este blog lo puedan llegar a leer tanto pericos, como culés. Los pericos para compartir sus experiencias. Aquí escribiré las mías, que muchos compartirán, pero que no son exclusivas, es lo que yo he vivido. Los culés para que nos entiendan un poco más. No pido que les caigamos simpáticos, ni que nadie se cambie de acera (si consigo abrir los ojos de alguno, pues seré un poquito más feliz 🙂 ), sólo busco entendernos más y que antes de decir tonterías y faltar el respeto al de al lado, sepamos qué es lo que hay.

Sé que muchos culés leerán esto y seguirán diciendo tonterías y faltándonos el respeto. Bueno, me da igual, en el fondo muchos de ellos son otras víctimas más de la sociedad deportiva catalana que se ha montado y que nos ha tocado vivir. Cuando todas tus creencias las basas en la prensa y/o la política, sin intentar ir más allá, eres una víctima más. Te manipulan y te engañan y terminas pensando y creyendo lo que ellos quieren que creas.

Pues dicho todo, espero que quien llegue a leer este blog lo pueda disfrutar y aportar siempre desde el respeto y la constructividad, que será desde el mismo punto de vista que yo intentaré hacer mis aportaciones.