Anything is possible

26 02 2010

Lo que se venía rumoreando desde hace ya unas semanas, se ha hecho oficial. La marca de ropa deportiva Li-ning, será el patrocinador técnico del R.C.D. Espanyol para los próximos 4 años. No sé si es una buena noticia o no, lo que sí que está claro es que lo que es buena noticia es que Uhlsport deje de serlo. O se le había quedado grande el Espanyol o le había dejado de interesar el mundo del fútbol.

Yo era de los que defendía que el Espanyol tenía que luchar por ser vestido por una gran marca: Adidas, Nike, Puma,… Así que en un primer momento que haya sido Li-ning, mucha gracia no me ha hecho. Marca desconocida, nueva en el mundo del fútbol, nueva en Europa,… Un melón por abrir que no se sabe cómo saldrá.

Pero a lo mejor no es tan malo, teniendo en cuenta que pueden tener unos valores parecidos a nosotros. Li-ning es una nueva marca en nuestro mercado, cuyo objetivo es seguir creciendo. Como perfil de club también nos intersa aliarnos con marcas desconocidas y alternativas para intentar crecer juntos. Son nuevos en el mercado europeo y en el fútbol, siendo nosotros su primera experiencia con la que quieren comenzar e intentar una expansión futura. Pero aún así tienen un historial detrás patrocinando a imágenes importantes como la selección española de baloncesto, José Calderón o Shaquille O’Neal. Así que parece que conjuga dos adjetivos interesantes: ambición y experiencia.

Una cosa si que está clara y es que su lema nos va como anillo al dedo: Anything is possible (Cualquier cosa es posible). Que nos lo digan a nosotros si eso no es así. Nosotros, que somos capaces de ganar la Copa del Rey el mismo año que nos salvamos de bajar en el último segundo de campeonato. O que somos capaces de hacer, en una misma temporada, una primera vuelta de campeón de Liga y una segunda vuelta de descenso. O de tener una directiva que día tras día nos sorprende.

Así que esperemos que esta alianza sea exitosa para ambas marcas y que Li-ning nos aporte lo que no tenemos ahora: equipación actualizada, buen merchandising y una amplia e importante red de distribución.





El presidente de fútbol

15 02 2010

Hay un tema que hace mucho tiempo le doy vueltas a la cabeza y que me cuesta encontrar una respuesta. ¿Porqué suelen gestionarse los clubs de fútbol tan mal, cuando los presidentes y directivos suelen ser importantes empresarios? Si me fijo en mi equipo, veo que tenemos como a presidente al dueño de una de las conserveras más importantes del territorio nacional, en cambio, veo cómo está gestionando nuestro club y se me ponen los pelos de punta y me horrorizo. No me lo imagino generando, en su empresa, una deuda de 165 millones de euros o un déficit de más de 6 millones. Tampoco me lo imagino comprando materia prima más barata o maquinaria más sencilla para controlar gastos. Sí que lo veo controlando costes por otro lado, pero sin perder la calidad y el servicio del producto final.

Pero no sólo es el Espanyol, es que también está el At. Madrid del productor cinematográfico Enrique Cerezo. El R. Madrid de  Florentino Pérez y sus deudas galácticas. El Barcelona del famoso empresario hotelero. Y muchos más que no conozco ni recuerdo. ¿Qué hace que una persona que preside o dirige correctamente su empresa no sepa hacer lo mismo en un club de fútbol? No creo que sean muy diferentes.

A la única conclusión que he llegado, es que los presidentes de fútbol suelen ser personajes populistas. Les gusta el clamor popular y se dejan llevar por la opinión pública. No me imagino a un dirigente empresarial tomar una decisión importante en su empresa en base a la opinión del clamor popular. Si tiene que recortar costes lo hará, si tiene que echar a alguien lo hará, si tiene que hacer un producto nuevo o dejar de fabricar otro lo hará. En cambio si que me veo a un presidente de un club de fútbol fichando o vendiendo en función del estado de ánimo de los socios. En definitiva, en vez de tomar decisiones con el sentido común o la lógica empresarial, las toman con el termómetro del pueblo.

Sin ir muy lejos, nuestro presidente, hace unos años tuvo la opción de vender a Raúl Tamudo al Villareal por unos 10 millones de euros. Se dice que la decisión estaba tomada y Tamudo iba hacia Villarreal. En cambio, Tamudo sigue aquí, ¿porqué? porque desde la masa social se pidió que se quedase, porque el socio de a pie no veía fuera a su capitán. No analizaré si la no venta de Tamudo fue una buena decisión o no (ahora sería muy fácil hacerlo), pero si que analizaré que fue un gran error tomar una decisión amparándose en el clamor popular.

La foto que acompaña esta entrada lo dice todo. Los presidentes, en general, son seres populistas. Son personajes que, por encima del fútbol como deporte y el fútbol como negocio, les gusta el fútbol como actividad de masas. Les gustan las mongetadas, les gustan las peñas, les gustan los palmeros y que les aplaudan en las Juntas de Accionistas, hasta con las orejas. De ahí que sean grandes empresarios, pero pésimos dirigentes de fútbol.