Espanyol

28 10 2010

Hoy hace 110 años que se fundó nuestro club. 110 años de historia, 110 años de supervivencia. Hace 110 años nacía, de manos de Ángel Rodríguez, la Sociedad Española de Football cuyo escudo es el que está a la izquierda en la imagen de este post y con una equipación formada por una camiseta amarilla (simplemente porque fue regalada a la entidad por uno de los socios).

Aunque a día de hoy todavía hay gente, ignorantes, que nos quieren etiquetar con una serie de calificativos como fachas o anticatalanes, siendo su gran baza el nombre de nuestro club, hay que remontarse a su fundación para enteder (y querer entender) el porqué de ese nombre. El nuestro, fue el sexto club de fútbol fundado en España, donde la gran mayoría de los clubs (FC.Barcelona, Ath. Bilbao o Recreativo de Huelva) estaban fundados por extranjeros y los componentes de su equipo también eran, mayoritariamente, jugadores de fuera del país. El objetivo que perseguía el Espanyol (fundado por universitarios catalanes) era que los integrantes del equipo fuesen, principalmente, catalanes o del resto del estado español. Para denotar esta característica se buscó un nombre que también lo identificase, el ya mencionado: Sociedad Española de Football.

En algún sitio (que no recuerdo y no he vuelto a encontrar) llegué a leer que se buscaron diversos nombres alternativos (Barcelona, Catalonia o Hispania) todos ellos ya usados por otras entidades deportivas, lo que ayudó a decantarse por la nomenclatura final. No sería hasta el 1910, año en que el club sufre una refundación, que se su nombre cambia al de Club Deportivo Español y los colores cambian al blanco y azul, en honor al blasón de Roger de Llúria.

110 años después que un joven barcelonés fundase un club de fútbol con raíces, principalmente, catalanas, seguimos más vivos que nunca. A pesar de los malos momentos económicos y sociales, de los descensos, de la peor crisis vivida con la venta de Sarrià, donde más de uno ya se frotaba las manos con nuestra desaparición, de aquellos que quieren manchar nuestro nombre dándole unos orígenes irreales, aquí estamos más en forma que nunca.

Desde 1900… RCDE… orgullosos de ser pericos.

Anuncios




Momento histórico

18 10 2010

Si hay un equipo en España capaz de tener las estadísticas más inverosímiles y de romperlas a la vez, éste es el Espanyol. Hay una anécdota que cuenta que, en el 2006, cuando nos clasificamos para la final de la Copa del Rey del Santiago Bernabeu, la plantilla y la prensa del Zaragoza no estaban nada contentos con su rival, ya que decían que el Espanyol era el único equipo que igual perdía por 5, que te metía 5. Que bien lo sabían, ya que terminamos ganando aquel partido por 4-1 tras un partidazo de los nuestros.

Pero volviendo al tema, el Espanyol es el único equipo capaz de ganar una Copa del Rey y el mismo año salvarse de la 2ª división en el último segundo de la temporada. Es el único equipo que es capaz de, en una misma temporada, hacer una primera vuelta de Champions y una segunda vuelta de descenso. De hacer en 10 jornadas todo lo que no se había hecho en las 28 restantes y conseguir una salvación más que milagrosa. O de quedar en mitad de la tabla, tranquilamente, habiendo marcado sólo 29 goles en toda una temporada. Siempre hemos sido un equipo atípico e irregular, caminando en nuestra montaña rusa particular que hace que un día estemos tocando el cielo y al día siguiente, quemándonos con las llamas del infierno.

Este fin de semana hemos sido capaces de romper todas las estadísticas que llevábamos arrastrando, incluso la de la “mala suerte” de jugar fuera de casa. Nos presentábamos en el campo de Mallorca con la losa de no saber jugar fuera de casa, ganado sólo 2 de los últimos 20 partidos y siendo el último ganado en la jornada 34 de la pasada campaña. Llegábamos con la esperanza de romper la racha, a una de las visitas más difíciles que solemos tener ya que, no sólo hacía 11 años que no ganábamos allí, si no que la afición del Mallorca es una afición bastante hostil con nuestro equipo.

Pero lo más importante, lo más histórico, el dato más eufórico de todo es que lo hicimos mediante un penalty, algo que ningún perico nos acordábamos de qué es. Hacía 45 partidos que ningún árbitro había tenido el valor de pitarnos ninguno. 45 partidos que, diciéndose rápido, significa toda la temporada anterior y lo que llevamos de ésta. Seguro que ayer, todos los pericos, cuando oíamos o veíamos que nos pitaban un penalty, ante la incredulidad y la novedad de la situación, lo celebramos todos como si de una victoria se tratase. No es para menos, era un momento histórico, casi como si fuese nuestra primera vez.

Pero ahora es cuestión de centrarse. Ayer no sólo se ganó, si no que hubo algo mucho más importante, el equipo creyó en la victoria, luchó e, incluso con la expulsión de Osvaldo, siguió buscando el segundo gol. Algo que hasta ahora no sucedía. Espero que eso sirva para poder olvidarnos de esa “mala suerte” que tenemos fuera de casa.

Aquí el momento histórico, en el segundo 45:





“Mala suerte” fuera de casa

4 10 2010

Después de 6 partidos disputados, y 3 de ellos fuera de casa y perdidos, estoy leyendo a mucha gente hablando de la mala suerte que estamos teniendo fuera de casa. Nunca he creído en la mala suerte a largo plazo, sí en momentos puntuales, pero a la larga la mala suerte no creo que exista. Cuando de los últimos 22 partidos (incluída la temporada anterior) jugados fuera de casa sólo hemos sido capaces de ganar 2. Cuando de estos últimos 22 partidos sólo hemos sido capaces de obtener 11 puntos. Cuando de los 3 partidos jugados esta temporada llevamos un bagaje de 3 derrotas y 0 goles a favor, creo que hay algo más que mala suerte, falta ambición, confianza, hambre por la victoria… Mala suerte es el gol en propia meta que se marcó ayer Forlín o la lesión de Galan o de Osvaldo, pero después de tantos partidos, no creo que podamos hablar de mala suerte.

El equipo lo intenta, pero falta algo. Intenta posicionarse en el campo, intenta tener el control de balón, intenta jugar la pelota desde la defensa, pero falta algo. Se vieron unos primeros minutos buenos contra el Villereal, se vieron buenos momentos con el Madrid, jugando el balón e intentando controlar el partido, y también se vieron buenos momentos de juego el sábado contra la Real Sociedad. Pero falta más mala leche, más ambición, más ganas de ir a por el partido. El equipo, cuando juega fuera, parece que se conforma con el empate o se ve más débil en su juego, de lo que se encuentra en Cornellà.

Hay quien dice que la juventud del equipo hace que juegue inseguro fuera, hay quien dice que es cuestión mental y que después de tantos partidos sólo hace falta ganar uno para que se lo crean, hay quien dice que en Cornellà el equipo juega más tranquilo al estar arropado por la afición. Hasta el momento se han demostrado destellos de buen juego y control del balón jugando fuera, pero sólo falta saber/querer ir por el partido. Contra el Villarreal se jugó bien hasta el gol del equipo local, contra el Madrid se jugó mejor pero no se supo tener punch arriba y contra la Real Sociedad faltó darse cuenta que pisando un poco el acelerador el partido se podía ganar fácilmente. Espero que los jugadores sepan ver que necesitan esa ambición y que Pochettino les haga el cambio mental que necesitan, porque, aunque ganar todos los partidos en casa es puntuación UEFA, ni es suficiente, ni sacaremos siempre los 3 puntos en Cornellà-El Prat.