¿Soy feliz?

13 04 2011

Formo parte de un grupo de Facebook, donde se habla de deporte en general. Allí, teóricamente, culés, merengues y pericos (principalmente) y algún bético o colchonero, intercambiamos opiniones (y algo más que opiniones) sobre la actualidad deportiva en España. Hace unas semanas uno de los culés del grupo, nos preguntaba a los pericos si éramos felices, si el hecho de ser seguidores de un equipo que no ganaba títulos y no era triunfador, nos hacía felices (alguno se ha atrevido, incluso, a decir que por el hecho de ser pericos nuestra vida debe ser patética)

Mi respuesta fue muy clara: YO SOY FELIZ, MUY FELIZ. Creo que en la vida en general, y en el fútbol en particular en este caso, no creo que la felicidad se mida por todo lo que tienes y por lo que ganas. No creo que sea más feliz alguien que tiene más que los demás. Por más dinero que ganes, por mejor que sea tu trabajo, por más títulos que ganes dudo mucho que sea más feliz que otra persona.

La felicidad pienso que la da el saber valorar lo que tienes y el saberlo disfrutar. Da lo mismo que sea poco o mucho, lo importante es luchar por conseguir cosas y valorar lo que tienes. Eso es el primer paso para la felicidad. Por eso sí que soy feliz, porque en mi vida intento ser un luchador y valorar todo lo que tengo. Porque, como a la gran mayoría de los humanos, en mi vida no me han regalado nada (excepto para mi cumpleaños o para Navidad, claro… 😉 ) Por eso me identifico con el Espanyol más que con cualquier otro equipo, porque es un equipo luchador por intentar ir paso a paso consiguiendo nuevas metas, porque no necesito ganar todos los títulos para sentirme feliz.

No obvia decir, que me parece muy triste que alguien piense así, que crea que el seguidor de un equipo que no gana títulos es un infeliz o que la felicidad se compra. Creo que esa gente sólo son de su equipo por intereses y el día que deje de ganar, ¿qué?





El síndrome Valverde

5 04 2011

Cuando acabó la primera vuelta de la Liga, a la gran mayoría de los pericos nos entraron unos pequeños escalofríos por el cuerpo. Íbamos quintos, con 34 puntos conseguidos y a, tan sólo, 3 puntos de los puestos de Champions League y con un colchón de 5 puntos con los puestos que ya no tenían opción a Europa League. Habíamos hecho una primera vuelta magnífica y en una posición que, muchos de nosotros, ni siquiera hubiésemos imaginado a principio de temporada. Pero había algo que nos hacía no estar tranquilos y es que mirábamos de reojo la temporada 2007-2008, la temporada de la segunda vuelta de Valverde.

Aquella temporada acabamos una primera vuelta en puestos de Champions League, con 36 puntos conseguidos y a nueve puntos de los puestos que te dejaban fuera de Europa. Todo hacía indicar que sería una temporada histórica, porque nadie contábamos que haríamos el ridículo en la segunda vuelta, ganando sólo 12 puntos y quedando, de forma increíble, fuera de cualquier opción, en 12ª posición con 48 puntos.

Al finalizar la primera vuelta, se dijo de todas las formas que “la segunda vuelta de Valverde” no se repetiría, que las circunstancias y el equipo era diferente y que no volvería a pasar. Pero la realidad es bien distinta, ya que llevamos jugados 11 partidos y sólo hemos conseguido 3 victorias, 9 puntos. Sólo hace falta tirar de hemeroteca, para ver en nuestra historia que somos los reyes en tropezar siempre con la misma piedra y cometer los mismo errores.

Muchas teorías y opiniones hay al respecto sobre el porqué de esta crisis pero, una cosa está ahí, y es que la bajada se ha producido después de las ventas de invierno y la mayoría de partidos los estamos perdiendo por fallos puntuales en defensa.