“Me dirán que estoy loco, pero creo que nos vamos a salvar”

23 05 2011

Iván de la PeñaSiempre se ha dicho que los genios tienen un punto de locura e Iván de la Peña siempre lo ha tenido con sus pases.

La frase que titula este post, ya muy conocida por todos, pasará a la historia por lo que significó. Será una de esas frases que siempre se recordará y que, muy probablemente, será recordada en momentos históricos o agónicos futuros de nuestra entidad. Estábamos últimos, a 8 puntos de la salvación y a falta de unos 10 partidos por disputar, nadie apostaba por nosotros. Recuerdo salir un día, al mediodía, del trabajo camino de casa de mis padres como cualquier otro día, poner la radio y escuchar: “Me dirán que estoy loco, pero creo que nos vamos a salvar”. Iván había trasladado su locura del campo a la sala de prensa. “Sí, Iván, estás loco”, pensé, pero una sonrisa se dibujó en mi cara. Si este loco apuesta por nosotros, es porque los jugadores todavía no han dicho la última palabra, entonces, ¿porqué no creer nosotros?

De la Peña siempre fue un genio con el balón en los pies. Capaz de ser el único en ver la jugada, de ver el pase y capaz de desequilibrar un partido justo en el momento que estás pestañeando. Siempre se le criticó de irregular, de falta de sentido táctico o de no ayudar a sus compañeros en tareas defensivas pero, ¿le importa a alguien? ¿Importa su irregularidad cuando después de un partido irregular es capaz de sacar de sus botas un zapatazo que sólo él vio y desatascar un partido contra el Maccabi Haifa que nos valió casi la mitad del billete a la final de la UEFA’07? ¿Interesa su falta de sentido táctico cuando prácticamente él solito es capaz de desequilibar una final de la copa del rey, con jugadas completamente verticales y terminar ganándola por 4-1, cuando todo el mundo nos tomaba como meras comparsas? ¿Es importante su no trabajo defensivo cuando es capaz de ganar un partido en el Camp Nou después de 25 años y que, a la postre, significó el punto de inflexión para la remontada milagrosa en liga y salvarnos? Ahora mismo firmo tener un jugador tan irregular, sin sentido táctico y defensivo si, entre otras cosas, es capaz de llegar a mitad de la temporada 2003/2004 y en sólo una segunda vuelta convertirse en el mejor pasador de primera división de esa misma temporada.

El fútbol fue muy injusto con Iván, es el tipo de jugadores que se ha merecido mucho más pero, gracias a esta injusticia, hemos podido disfrutar de su fútbol mágico, vertical y especial en el Espanyol. El sábado se despidió del fútbol en activo y no podremos volver a disfrutar de este genio y de la magia que salía de sus botas. Pero siempre nos quedará el decir que nosotros le vimos jugar.

Anuncios




Gran temporada decepcionante

17 05 2011

Sí lo sé, el titular puede sonar un poco ambiguo, pero es tan ambiguo como los sentimientos que tengo por la temporada que acaba de terminar (sí, queda todavía un partido, pero para nosotros ya ha terminado) y como los sentimientos que, seguramente, tienen la gran mayoría de pericos. Ha sido una gran temporada pero con una sensación final de decepción y fracaso que es inevitable sentir.

Si hace 9 meses, en el mes de agosto, con la temporada por comenzar, nos dicen que íbamos a estar gran parte de la temporada en puestos europeos, incluso durante muchas semanas en puestos Champions, que íbamos a hacer una gran primera vuelta, que íbamos a estar jugándonos la clasificación europea con Sevilla y At. Madrid y que perderíamos todas las opciones en la penúltima jornada de liga… Si hace 9 meses nos dicen esto, casi todos los pericos hubiésemos dicho que era una gran temporada. Con nuestro presupuesto, con la situación económicamente tan delicada que tenemos y sin grandes cracks, la hubiésemos catalogado de una temporada muy buena. Pero como se dice: “y si mi abuela tuviera ruedas sería una bicicleta”. En esta vida nada es absoluto, todo es continuo y relativo y todo cambia en función del tiempo y las circunstancias.

La primera vuelta fue increíble e ilusionante para todos. La pasamos entera en las alturas, incluso muchos partidos en Champions y generando una distancia con los puestos que no daban opción a Europa de hasta 8 puntos. En este momento, todo cambia. Los planes, propuestas y expectaciones de inicio de temporada se resetean y esperamos algo más, lo que el equipo nos ha enseñado que se puede conseguir. Queremos Europa, soñamos con Europa, podemos con Europa. Pero después de una gran primera vuelta, la directiva decidió atacar por la espalda y vender a dos titulares de la defensa: Víctor Ruíz y Dídac Vilà, enviando un mensaje a afición y, principalmente, a los jugadores de que la clasificación Europea era lo que menos les importaba. Cuando cualquier otro equipo apuesta por mantener el bloque o reforzarlo, ellos apostaron por debilitarlo. Eso sumado a la plaga de lesiones ha resultado en una segunda vuelta decepcionante y desilusionante donde, jornada tras jornada, perdíamos todas las opciones por clasificarnos para Europa.

Al final hemos terminado donde la directiva quería, fuera de Europa, lo que le da a ellos la tranquilidad y excusa para poder vender a jugadores importantes por cuatro duros (como ya nos tienen acostumbrados) y decirnos, por n-ésima vez, que la temporada que viene será una temporada de transición, una “travesía por el desierto”. Tanta mediocridad no debe ser buena. Tanta improvisación no es buena. Por eso, a pesar de todo, el sentimiento de decepción cada vez es mayor. Por eso estoy cabreado y me siento engañado, estafado y menospreciado por esta directiva. Por eso creo que con esta directiva no llegaremos nunca a ninguna parte. Han conseguido grandes cosas para nuestro club, pero también han conseguido demostrarnos que son una directiva mediocre sin ningún tipo de ambición. El desierto está siendo demasiado largo y cualquier día no encontraremos ningún oasis.

No necesito títulos para ser feliz. No necesito ganar 20 títulos en un micro-segundo para sentirme orgulloso de mi equipo. Sólo necesito lucha y ambición, algo que esta directiva no tiene. Sólo quiero transparencia de lo que pasa en el club, que no se nos engañe siempre. Por eso, aunque sé que es difícil, vuelvo a decir: DIRECTIVA DIMISIÓN !!! Queremos gente preparada y con ambiciones.





Fútbol y antifútbol: Hay fútbol más alla del Clásico

5 05 2011

La humanidad lleva toda la historia preguntándose si hay vida mas allá de la muerte, una pregunta difícil de responder cuando los que lo averiguan, parece ser, no tienen forma de explicarlo a los demás. Pero lo que si que tengo claro, aunque muchos no lo piensen, es que hay fútbol mas allá del clásico, el Barcelona y el Madrid. De la misma forma que hay cine mas allá de Hollywood, libros mas allá de los Best-Sellers o música mas allá de Beyonce, Madonna o Justin Bieber.

En esta España enfermamente bicéfala (la enfermedad no es ser bicéfala, sino intentar que lo seamos todos), ahora hay que pensar como ellos te dicen que pienses. No hay opción a tener tu propia opinión, no hay opción de elegir una tercera vía, hay que posicionarse en uno de los dos bandos y si no te posicionas en el bando que te dicen, es que no entiendes de fútbol. Bombardeo continuo en foros y medios de comunicación de cómo debes pensar.

Miras a un lado y te bombardean a noticias de fútbol táctico, de posicionamiento y estratégico, como si lo acabasen de inventar. Te pregunta alguien y dices que no te gusta. Vaya, te has equivocado, no entiendes de fútbol, porque el fútbol del tiki-taka es aburrido y lo que mola es el fútbol de posicionamiento en el campo y verlas venir. Es un espectáculo ver lo bien posicionados que están los jugadores en el campo, sin perder su posición, como si de una telaraña se tratase.

Miras al otro lado y no paran de decir que el fútbol es el tiki-taka, el tocarla continuamente, el fútbol de toque en el centro del campo, cualquier otra cosa es anti-fútbol. Te atreves a decir que no piensas igual y, vaya, te has equivocado, cualquier otra cosa es anti-fútbol. Si ganan ellos gana el fútbol, si pierden, pierde el fútbol. Eso es fútbol y no otra cosa.

Desde aquí quiero reivindicar que quiero ir por la tercera vía sin que nadie me quiera inculcar qué es fútbol y qué no. Que el fútbol es, simplemente, un deporte que juegan 2 equipos, con 11 jugadores cada uno y basado en unas reglas y que siempre que se cumplan estas 3 premisas, eso es fútbol. Que cada uno juega como puede, con los recursos que tiene para conseguir un común y único objetivo: ganar. Que fútbol no es como se juega de una forma determinada y el resto de formas es no-fútbol o anti-fútbol o porque no entiendes de este deporte.

El fútbol que a mi me gusta no encaja, exactamente, en ninguno de los estilos que nos quieren hacer ver y es tan fútbol como lo es cualquiera de los dos. No creo que ningún equipo sea el abanderado del fútbol y no creo en el anti-fútbol. Para mi el anti-fútbol es una cosa bien diferente al hecho de no jugar de una forma determinada. El fútbol ha sobrevivido durante cerca de 200 años a diferentes estilos, por lo tanto, para mi el fútbol nunca pierde según lo que pase en un terreno de juego, sino que pierde por lo que pasa fuera de él.