El (no) proyecto deportivo

30 09 2011

Se define como proyecto el esfuerzo o trabajo realizado de forma única e irrepetible, con un inicio y fin marcados y delimitados y, que con una serie de inputs, obtenemos, a su finalización, unos resultados. Pero no es todo, ya que todo proyecto necesita de una gestión adecuada para que éste exista realmente o no se convierta en un caos o improvisación.

Uno de los aspectos más importantes de un proyecto es su definición. Debe quedar muy claro y bien definido QUÉ queremos hacer, qué no vamos a hacer y los objetivos del proyecto. Que un proyecto no esté definido o esté mal definido, es empezar mal el proyecto, es como si no existiese, el primer paso hacia el caos. El segundo aspecto más importante de un proyecto es su planificación, es decir, su hoja de ruta, el CÓMO vamos a ejecutarlo. Un proyecto no planificado o mal planificado es la mejor manera de acabar improvisando. Pero, posiblemente, el aspecto más importante de todos es la COMUNICACIÓN. Hay que llevar una comunicación efectiva durante todo el proyecto con quien se conoce con el nombre de stackeholders, que no es más que todos los involucrados/interesados en el proyecto.

¿Y todo este rollazo para qué? Para decir que creo que nuestro club no tiene proyecto deportivo. Sí que parece muy claro haber proyecto de club, tal y como comenté en mi anterior post, pero no veo por ninguna parte el proyecto deportivo de nuestro club.

No sé cuál es el proyecto deportivo, es decir, su definición, el qué queremos hacer. A pesar de tener una de las mejores y más productivas canteras de España y de ir subiendo chavales al primer equipo, no acabo de ver claro si ese es nuestro proyecto deportivo. No sé cuáles son nuestros objetivos: ¿no bajar, sobrevivir, aspirar a la Europa League, ganar la Copa del Rey, formar jugadores y venderlos a mayor precio?

Tampoco veo la planificación, la ruta que estamos siguiendo. ¿Tenemos claro lo que queremos ser en los próximos años? Desde el punto de vista deportivo no acabo de ver claro lo que venimos haciendo los últimos años para, intentar averiguar, por dónde vamos, a dónde queremos llegar y en qué punto estamos.

Vuelvo a decir, que no sé si esto es cierto o no, que son sensaciones mías. Probablemente sí que exista un proyecto deportivo claro y lo estén llevando a cabo con una puntualidad exacta, pero todavía no he sido capaz de verlo. Lo que implica que la comunicación no se está llevando a cabo desde la parcela deportiva. Ni Ramón Planes, ni Germán de la Cruz (para mí los principales responsables del proyecto) en ningún momento han comunicado efectivamente y dejado claro cuál es el proyecto deportivo y cuál es la ruta que estamos llevando. Como aficionado, socio y accionista del Espanyol, me considero un stakeholder/interesado del proyecto y eso implica que deberíamos estar bien informados de todo lo que acontece en él.

Repito, que hablo de proyecto deportivo, ya que proyecto de club si que lo veo claro y lo han comunicado de forma, más o menos, eficaz. Aunque el proyecto deportivo debe estar alineado con el del club, son proyectos diferentes.





Intentando entender el mercado de fichajes

1 09 2011

Y cuando hablo de intentarlo entender no me refiero como aficionado, si no a intentar entenderlo desde el punto de vista de gestión de la entidad (con la dificultad que eso conlleva)

Para esto quiero partir de las premisas de:

  1. Tener deuda histórica conocida por todos, sumada a unos años de mala gestión donde se dilapidó dinero con fichajes como Lola, Jonatas, Edu Costa o Román.
  2. Construir un campo nuevo, que supone unos gastos fijos durante una serie de años.
  3. Coincidir todo en una época de crisis global que hace que sea más difícil encontrar ingresos y que, cuando se construyó el campo, nadie sabía ni intuía que no iba a ser el mejor momento.

Partiendo de esto quiero mirar hacia delante, lo hecho, hecho está. Ahora no sirve decir “si no hubiésemos construido el estadio…”, porque eso ya está hecho y no podemos hacer nada. Nadie se imaginaba que una vez hecho el estadio y metidos en la deuda, la situación económica se iba a poner como se ha puesto. Ahorao sólo hay que mirar hacia delante e intentar controlar la situación en la que estamos.

Una vez dicho todo esto, pienso que las cosas no se están haciendo del todo mal, se está intentando soltar lastre económico y que la deuda sea lo más asimilable posible.  La deuda del estadio se iba a hacer frente con el naming right y con los ingresos de explotación del mismo, pero vuelvo a repetir, todo esto cuando la situación era buena y nadie sabíamos lo que nos estaba a punto de llegar.

Cuando hay que asumir una deuda hay dos formas de asumirla: incrementar los ingresos o decrementar el coste. Mientras que se intenta incrementar el apartado de ingresos (pero ya sabemos que hoy en día no es tarea sencilla), sólo queda una, decrementar costes. Podemos estar de acuerdo o no, cada uno tendremos nuestras fórmulas, pero es lo que está intentando hacer el club, decrementar la partida de costes para llevarlo a un nivel asumible. Por mucho que nos duela los millones de la venta de Osvaldo, de la venta de Callejón, de la venta de Luís, el ahorro de su ficha o de la de Coro, seguro que nos dan una mayor tranquilidad económica durante un tiempo.

Es muy arriesgado lo que se está haciendo, cierto, pero agradezco al club que esté haciendo algo que siempre he pedido: que gestionen el club como una empresa, sin populismos. Por populismo hubiésemos subido la ficha a Osvaldo, hubiésemos mantenido a Luís el año que le queda y hubiésemos fichado a El Hamdaoui pero, ¿hubiese sido bueno para la salud del club? Para nosotros, la afición sí, pero ¿para el club?

Si miramos alrededor nuestro, vemos que cada vez hay más equipos en concurso de acreedores. La mitad de los equipos están en esta situación y de la otra mitad algunos están caminando sobre la cuerda con peligro de caerse. ¿queremos eso de nuestro club? ¿lo queremos ver en la misma situación? Prefiero decisiones antipopulares, a entrar en concurso de acreedores. Lo que si lamento o echo en falta es un poco más de TRANSPARENCIA por parte del club y que expliquen mejor la situación y el porqué de las decisiones.

Lo que me parece lamentable es que, en esta Liga, el intentar hacer las cosas bien esté penalizado deportivamente. Mientras el Espanyol intenta gestionar la entidad de forma responsable y económicamente saludable tenemos que sorportar que equipos, como el Zaragoza, que están en situación de concurso de acreedores no paren de hacer fichajes millonarios a través de entidades fantasmas y que nadie haga absolutamente nada.

Pero como una cosa no quita la otra, si que me parece muy triste la planificación deportiva que ha llevado el club en este inicio de temporada. Como gestor de equipos y de proyectos, se me ponen los pelos de punta al ver que se ha hecho en un sólo día el trabajo que se tenía que haber hecho durante 3 meses. Siempre habrán imprevistos de última hora o el querer aprovechar “ofertas” de última momento de jugadores que se quieren quitar sus equipos a toda costa. Pero, ¿no sabíamos que Osvaldo se iba? ¿No teníamos apalabrados delanteros? ¿No se sabía desde el inicio que necesitábamos una pieza para el centro del campo? La sensación que me ha quedado es que el día 31 de agosto se ha querido hacer lo que no se ha hecho durante los 3 meses anteriores y si se usa la palabra planificación, es por algo.

Antes de acabar me gustaría recordar algo de mi anterior empresa. En Noviembre del año pasado, se decidió despedir al 60% de departamento donde yo trabajaba. El grupo había hecho una inversión muy fuerte antes de la crisis, que lo terminó pagando cuando ésta llegó (¿suena?) afectando económicamente a todos los departamentos y empresas del grupo y dejándolo temblando. Pedí explicaciones al CEO de la empresa comentándole que consideraba que era un suicidio, su respuesta fue: “Lo sé, es una decisión arriesgada la que estamos tomando y la asumimos, pero después de estar mirando los números, prefiero tomar esta decisión antes que tener que cerrar el chirinquito dentro de un año”. Hubo otras razones, menos económicas y más políticas, que hizo que ese departamento cerrase meses más tarde, pero me quedo con esa frase.

Y, ahora si, para acabar, como aficionado quiero pensar que: Kameni/Cristian/Casilla; Mattioni/Javi López – Amat – Moreno – Dídac; Romaric/Baena – J.Márquez; Weiss – Verdú – Albín; Álvaro. Aunque perdemos pólvora y bajamos un escalón respecto al año pasado, no lo veo equipo para sufrir y, menos, viendo cómo están el resto de equipos. Aunque, obviamente, deberemos a ver cómo va evolucionando la temporada.

Y, es más, qué narices !! a mi me va la marcha !!!