Nos odian

26 12 2016

Llevo bastante sin escribir (concretamente medio año) y cada vez escribo menos, pero no quería pasar la oportunidad del último derby para escribir.

Nos odian y, aunque no lo reconozcan, cada vez lo ocultan menos. Nos odian y ya no se esconden en mentir y manipular la información para conseguir cada vez más adeptos en ese odio.

No creo en el odio, porque pienso que es un sentimiento que no sólo es en contra de alguien que no te gusta, si no que también va en contra de uno. Prefiero la indiferencia, hace más daño al otro y menos hacia mí. Pero sí que creo en la rivalidad, en la gran rivalidad entre nosotros. Fuera máscaras, fuera buenrrollismos, fuera buenas caras. Somos enemigos, o rivales, o vecinos irreconciliables… Como cada uno lo quiera llamar… Pero nos odian, aunque no lo quieran reconocer.

Cuando sucedió, en el último año de Montjuich, todo el suceso de las bengalas no tardaron en decir que eran “un grupo de seguidores que ni eran ni representaban al Barcelona“. Semanas antes o después (no recuerdo) hubo un incidente de un grupo de Brigadas Blanquiazules en la Copa de Catalunya y les faltó tiempo para explicar que “seguidores blanquiazules…

El año que Javier Clemente decidió no convocar al equipo titular para la Copa de Catalunya por lo que nos jugábamos en liga no escatimaron es sacar toda su artillería para tildar (como otras muchas veces) a todo seguidor blanquiazul e, incluso al propio Clemente, de fachas y anticatalanes. Ya no recuerdo cuántos años llevan ellos faltando el respeto a la competición y las excusas nunca se acaban para justificarlo.

El año pasado el pisotón de Pau a Messi casi le cuesta la cárcel (si hubiese sido por ellos), ¿dónde ha terminado el dedo que Busquets le metió a David López en el ojo en el último derby? Obviamente, en ninguna parte. Creo que todo el mundo todavía se acuerda de los días/semanas post-derby del año pasado sobre los insultos que se escucharon en Cornellà-El Prat y creo que distan mucho del silencio sepulcral que han acompañado este año a los escuchados en el Camp Nou. Y no sólo eso, si no que el hecho destacable para ellos (para seguir con la manipulación y poca vergüenza) ha sido las disculpas de Quique, unas disculpas que ni siquiera se han molestado ni dignado a comprobar a qué se debían. ¿Para qué? Ya lo dicen: “No dejes que la verdad te estropee una buena noticia

Somos los fachas, los anticatalanes, los machistas y violentos que no merecemos pertenecer a Catalunya. Y, seguramente, muy pocos sabrán decir porqué somos todo eso.

Nos odian, y el problema no es ese, sino que no lo reconozcan y que hagan uso de la manipulación y el engaño para fomentar el odio entre los demás.

Que nos odien y mientan, me da igual, me genera indiferencia, sólo demuestra su mezquindad. Que la gente los crea sí me preocupa, porque es otra de las muchas demostraciones de la estupidez humana.

Pero lo que me duele, es verlos bebiendo cava y comiendo canapés en nuestro campo con su falsa sonrisa, como si nada pasase. Y ver a nuestros directivos reirles las gracias. Nos mean en la cara y nos dicen que llueve, pero es que abrimos la boca sabiendo que ni tenemos sed, ni es lluvia lo que cae.

Anuncios