¿Sin tradición futbolística?

3 01 2014

Amsterdam ArenaComo muchos sabréis, a principios del 2011 mi mujer y yo decidimos vivir una experiencia internacional y en Febrero recaíamos en tierras holandesas, donde estuvimos viviendo un año. Como buen amante del fútbol que era (sí, hablo en pasado. El fútbol actual se ha convertido en un circo que no me gusta y me tiene bastante decepcionado y desilusionado), pensé que quería aprender un poco sobre cómo era y se vivía el fútbol en tierras holandesas (que al final no pasó).

Uno de los primeros días tuve la oportunidad de hablar con un holandés sobre el equipo de fútbol local de la ciudad donde yo estuve viviendo, el HFC Haarlem. Me comentó que aún habiendo sido un equipo histórico de Holanda, habiendo ganado una Eredivise o habiendo tenido entre sus filas a jugadores como Ruud Gullit, finalmente hacía poco que había tenido que desaparecer. ¿Razón? Según me explicó, la tradición futbolística en Holanda es un poco especial y comentaba que teniendo Alkmaar a unos 40km y Amsterdam a unos 15km, los aficionados no encontraban el sentido de seguir al HFC Haarlem, cuando tenían dos equipos potentes (AZ Alkmaar y Ajax) tan cerca. Ésto provocó un menor seguimiento progresivo del club, que acabó en problemas económicos y su desaparición. Incluso me comentó que era muy complicado que una ciudad tuviese más de 1 equipo en la élite (creo que Rotterdam es o era la única ciudad con más de 1 equipo)

Cuando me lo iba explicando me pareció algo muy curioso y (ingenuo de mí), pensé que eso no pasaba en España. Pensaba que qué tradición futbolística tan débil tenían en Holanda que hacía que un equipo desapareciese sólo porque preferían seguir a los grandes. Especialmente teniendo en cuenta que se había tratado de un equipo puntero en el país.

Entonces en el 2012 cambiamos de país y nos fuimos a vivir a Londres. Allí tuve la oportunidad de hablar con varias personas de fútbol, pero la que más me impresionó fue un compañero de trabajo que me dijo con total naturalidad que era seguidor del Brentford, un equipo de la Football League One (equivalente a la 2ª B). Ante mi sorpresa no sólo me lo confirmó, si no que me afirmó que era seguidor del Brentford y sólo del Brentford, con total naturalidad, como si fuese normal. Como en Holanda, pero en el extremo opuesto me extrañó que no me dijese “del Brentford y el Chelsea”, “del Brentford y el Arsenal”, del “Brentford y el Fulham”, … Y volví a pensar que esto en España no pasa, que aquí no me hubiese imaginado un seguidor sólo del Sabadell, del Terrassa o del Alcorcón. Aquí hay que ser siempre de un equipo profesional. Pero nunca llegando al extremo holandés… o eso es lo que yo ingenuamente pensé.

Finalmente volvimos a España y poco tiempo después de estar de vuelta por Barcelona me “topé” con una curiosa conversación en un bar:

– ¿De qué equipo eres? ¿Eres del Barça?

– No

– ¿Del Madrid?

– No

– ¿Entonces?

Se me encendió el radar, vino a mi mente las dos anécdotas anteriores y pensé que probablemente no estamos tan lejos del modelo holandés. Recordé como otras muchas veces yo había sido protagonista de esa conversación en la que la otra parte no entendía que yo sólo fuese de un equipo y que ese equipo no fuese ni el Barcelona, ni el Madrid. Lo que en su momento me pareció muy curioso y extraño me di cuenta que realmente lo tenía demasiado cerca.

Probablemente sea el tipo de tradición futbolística con la que hemos crecido, probablemente nos han hecho ver el fútbol así o probablemente sea nuestra cultura como personas, pero para una persona como yo que sólo entiende la fidelidad a unos colores (alguna simpatía a otro equipo como el At. Madrid hay) y no tener dos equipos, el ganador y el otro, se me sigue haciendo extraño el modelo de tradición holandés o el nuestro y tan normal lo que me pasó en Londres.

Anuncios




Glòria als herois

29 10 2012

fuente: en.wikipedia.org

No sé si por cercanía, por historia o por ese aura de que lo hacen todo mejor, pero Inglaterra es un país en el que siempre nos fijamos para comparar su Liga con la nuestra. Los repartos de los ingresos televisivos (los primeros en aplicar una política que ya están aplicando casi todas las grandes ligas), los horarios (casi todos los partidos se juegan por la mañana o a primera hora de la tarde), sus calendarios pre-establecidos y conocidos desde antes de empezar la temporada. Todo esto son aspectos en los que continuamente nos fijamos para compararlo con la mala organización de nuestro fútbol. Pero hay un aspecto, en especial, con el que siempre nos comparamos: el respeto que tienen a la memoria de sus futbolistas.

Un ejemplo es la imagen que acompaña este post. Se trata del monumento que se puede encontrar en Craven Cottage, en honor al mítico jugador del Fulham, Johnny Haynes. Jugador que dedicó toda su carrera futbolística, 18 años, a jugar en el mismo equipo, el Fulham. Y su equipo se lo agradece haciendo honor a su figura con esta estatua.

Después de 6 meses viviendo en Londres creo que puedo decir que esto difícilmente pasará en nuestra liga. La cuestión no es que sepan homenajear y respetar a los ídolos futbolísticos, es que es algo que lo llevan en la sangre, en su cultura. Si te das un paseo por Londres y observas más allá del Big Ben, Buckingham Palace y Picadilly, verás que hay estatuas por todas partes. Estatuas por los caídos, estatuas a soldados, estatuas a los que ellos consideran héroes de la historia inglesa. Placas azules por toda la ciudad recordando que en esa casa vivió alguien con pasado reconocido (no siempre tiene que ser una celebridad o personaje famoso). Una piedra de origen desconocido, la figura disecada de un gorrión abatido en el primer campo de cricket de Londres, un agujero en el suelo de lo que se supone fue la bañera de la princesa Carolina,… Cualquier excusa es buena para rendir homenaje a la historia, guardarla o mantener la tradición.

Es una cultura con mucho respeto a la tradición y la historia. Y si lo hacen con un gorrión, ¿qué no harán con los futbolistas?





Fútbol y antifútbol: Hay fútbol más alla del Clásico

5 05 2011

La humanidad lleva toda la historia preguntándose si hay vida mas allá de la muerte, una pregunta difícil de responder cuando los que lo averiguan, parece ser, no tienen forma de explicarlo a los demás. Pero lo que si que tengo claro, aunque muchos no lo piensen, es que hay fútbol mas allá del clásico, el Barcelona y el Madrid. De la misma forma que hay cine mas allá de Hollywood, libros mas allá de los Best-Sellers o música mas allá de Beyonce, Madonna o Justin Bieber.

En esta España enfermamente bicéfala (la enfermedad no es ser bicéfala, sino intentar que lo seamos todos), ahora hay que pensar como ellos te dicen que pienses. No hay opción a tener tu propia opinión, no hay opción de elegir una tercera vía, hay que posicionarse en uno de los dos bandos y si no te posicionas en el bando que te dicen, es que no entiendes de fútbol. Bombardeo continuo en foros y medios de comunicación de cómo debes pensar.

Miras a un lado y te bombardean a noticias de fútbol táctico, de posicionamiento y estratégico, como si lo acabasen de inventar. Te pregunta alguien y dices que no te gusta. Vaya, te has equivocado, no entiendes de fútbol, porque el fútbol del tiki-taka es aburrido y lo que mola es el fútbol de posicionamiento en el campo y verlas venir. Es un espectáculo ver lo bien posicionados que están los jugadores en el campo, sin perder su posición, como si de una telaraña se tratase.

Miras al otro lado y no paran de decir que el fútbol es el tiki-taka, el tocarla continuamente, el fútbol de toque en el centro del campo, cualquier otra cosa es anti-fútbol. Te atreves a decir que no piensas igual y, vaya, te has equivocado, cualquier otra cosa es anti-fútbol. Si ganan ellos gana el fútbol, si pierden, pierde el fútbol. Eso es fútbol y no otra cosa.

Desde aquí quiero reivindicar que quiero ir por la tercera vía sin que nadie me quiera inculcar qué es fútbol y qué no. Que el fútbol es, simplemente, un deporte que juegan 2 equipos, con 11 jugadores cada uno y basado en unas reglas y que siempre que se cumplan estas 3 premisas, eso es fútbol. Que cada uno juega como puede, con los recursos que tiene para conseguir un común y único objetivo: ganar. Que fútbol no es como se juega de una forma determinada y el resto de formas es no-fútbol o anti-fútbol o porque no entiendes de este deporte.

El fútbol que a mi me gusta no encaja, exactamente, en ninguno de los estilos que nos quieren hacer ver y es tan fútbol como lo es cualquiera de los dos. No creo que ningún equipo sea el abanderado del fútbol y no creo en el anti-fútbol. Para mi el anti-fútbol es una cosa bien diferente al hecho de no jugar de una forma determinada. El fútbol ha sobrevivido durante cerca de 200 años a diferentes estilos, por lo tanto, para mi el fútbol nunca pierde según lo que pase en un terreno de juego, sino que pierde por lo que pasa fuera de él.





Valores de nada, ejemplo de poco

24 12 2010

Hace unas semanas me enteraba de un par de noticias que me dejaban sin palabras del populismo barato que se puede llegar a mover alrededor del fútbol. Eso, o que hay cosas que no entiendo y espero que alguien me las sepa explicar.

La primera es una entrevista en La Vanguardia a un periodista autor de un libro llamado El método Guardiola. En esta entrevista dice cosas como llamar Método Guardiola al método de liderazgo basado en el sentido común (algo que es más viejo que la propia vida) o la que más me gusta a mí, donde dice que Guardiola es el mejor líder de Catalunya y con diferencia (espero que lo compare con los líderes políticos o grandes directivos, porque sino…) Para que no haya malentendidos, donde pone Guardiola se podría poner Pochettino.

Sí, creo que ambos son dos grandes líderes (y lo han demostrado) o, como está de moda ahora, Team Leader. Guardiola llegó a un Barcelona en decadencia y lo ha convertido en un equipo capaz de ganarlo absolutamente todo. Pochettino (aunque nunca se le ha reconocido y nunca se hará) llegó a un club donde el equipo y la afición estaban deprimidos, desanimados y planificando la siguiente temporada en segunda y consiguió hacer una remonatada inimaginable y, esta temporada, colocar al equipo en puestos Champions. Sí, pueden ser ejemplos de liderazgo (la suerte que tienen ellos de ser figuras públicas) y grandes ejemplos de como el trabajo en equipo puede hacer que se consigan metas increíbles.

Primero llamar Método Guardiola a algo que te enseñan en cualquier curso de gestión de proyectos. He hecho dos cursos de Project Management y lo primero que me dijeron en la primera clase fue: “la gestión de proyectos se basa en saber aplicar el sentido común”. Segundo, por muy buen líder que sea un entrenador de fútbol creo que tienen una serie de privilegios que no se puede comparar con la vida real. Cada año pueden rehacer su equipo, tienen las ventajas de poder escoger cada temporada a los mejores dentro de su presupuesto, si un jugador sale conflictivo (Eto’o, Ibrahimovic,…) tienen ciertas “facilidades” para deshacerse de él… Unas ventajas que la gran mayoría de líderes y jefes de equipo no tienen. Por ejemplo, un líder de equipo cualquiera, tiene que aguantarse con los componentes conflictivos y saberlos gestionar para que el equipo siga rindiendo.

El segundo tema que me sorprendió es cómo un diario (creo que era el dirario Qué) decía que el Barça y sus jugadores representaban los valores de Catalunya. ¡Vamos hombre! ¿Un futbolista va a representar valores? Un privilegiado que, si quiere, no tendrá agobios económicos en su vida, que no necesita madrugar, que trabaja 2 horas diarias y que lo tiene casi todo, ¿representa los valores de una sociedad? No creo que representen los valores de sacrificio, esfuerzo, trabajo o fuerza de voluntad.

Vuelvo a repetir que no tiene nada que ver con el Barcelona, sino con el mundo del fútbol en general. Los ejemplos son culés porque son los únicos ejemplos y modelos a seguir que nos enseñan en Catalunya.

En definitiva, populacho y demasiado barato. Eso, o hay algo que no entiendo y estoy equivocado.





Las televisiones se cargarán el fútbol

10 11 2010

Y no me refiero a pastel económico televisivo, del cual ya expresé mi opinión en otro post, me refiero a los horarios. Las televisiones pagan y las televisiones mandan, pero con los horarios que ponen, creo que no son conscientes que le fútbol lo hace la afición y que sin afición no hay fútbol. Poco a poco, la progresión de los horarios ha ido empeorando, teniendo cada vez unos horarios más cercanos a una mierda que van en contra de la asistencia de aficionados al fútbol que, a fin de cuentas, es lo que da vida a este deporte y espectáculo.

Hace muchos años, recuerdo que el fútbol se dividía en dos horarios, el partido televisado del sábado que era a las 20.00 y los partidos del domingo que eran a las 17.00. Horarios bastante buenos y compatibles con la asistencia de todo tipo de público a los estadios. El sábado era lo suficientemente tarde para programarte la tarde, pero no lo suficiente para que acabase muy tarde, mientras que el domingo era lo suficientmente pronto para llegar pronto a casa, ya que al día siguiente hay que trabajar, pero no lo suficiente para poder comer tranquilos y comenzar el ritual futbolístico.

La entrada de C+ al panoramoa hizo que se crease un horario nuevo, el partido de las 19.00. Un poco más tarde, pero todavía a un horario aceptable para ser domingo. Pero el problema es que ha ido degradándose hasta tener partido el sábado a las 18.00, a las 20.00 y a las 22.00 y partidos el domingo a las 17.00 a las 19.00 y a las 21.00. ¿Un partido un domingo a las 21.00 puede crear afición cuando la gente no llegaría a casa hasta casi las 0.00 y al día siguiente hay que trabajar? ¿Un partido un sábado a las 22.00 puede crear afición cuando no puedes llegar a casa hasta cerca de la 1.00? Pero sobre todo, ¿a estas horas como puede asistir a los campos aficionados y peñas que igual tienen más de una hora de camino para llegar y volver del Estadio? ¿Cómo se puede crear afición entre los más pequeños poniendo partidos a horarios donde los niños no pueden asistir?

Pero todavía no hay suficiente, que la mierda de horarios tienen que llegar hasta la infravalorada, maltratatada y devaluada Copa del Rey. ¿Es normal que un partido Espanyol-Valladolid donde no hay mucho en juego se tenga que jugar un martes a las 22.00 de una noche de invierno sabiendo lo que esto conlleva? Sabiendo que es un horario donde no asistirán niños, donde no asistirá gente que viva en poblaciones lejanas a Cornellà y donde no asista gente que al día siguiente tenga que madrugar. ¿Es normal que un partido Barcelona-Ceuta donde hay menos en juego se tenga que jugar un miércoles a las 22.00 de una noche de invierno?

La verdad que no entiendo estas decisiones. Decisiones que se cargarán el fútbol o al menos el fútbol que conocemos actualmente, ya que el fútbol se alimenta del aficionado de campo, no del aficionado de sofá.





Fútbol, deudas y la UEFA

28 07 2010

Estamos viviendo un inicio de temporada bastante combulso y atípico para lo que nos tienen acostumbrados últimamente. El mercado futbolístico está completamente parado, a pesar que el Mundial ya ha finalizado, y los clubs de fútbol sólo hablan de números, contabilidad, deudas,… El Madrid lleva pocos fichajes y los pocos que ha hecho parece que están muy por debajo de lo que nos tienen acostumbrados, económicamente, los últimos años. El Barcelona, con una nueva junta directiva, sólo hablan de pérdidas, deudas astronómicas y límites presupuestarios para fichajes. El Valencia necesita vender a su dos estrellas (David Silva y David Villa) para poder cuadrar números y tener un club viable que no entre en quiebra técnica. Nosotros, en la tónica de cada año: pocos fichajes y todos cedidos o a coste 0. Y si los tres primeros equipos de la temporada pasada están así, cómo estarán los demás.

Pero en el lado más “dramático” tenemos al Real Mallorca el cual todo apunta a que será expulsado de una Europa League, a la que se clasificó la pasada temporada brillantemente, por sus problemas económicos. El Mallorca está endeudado como cualquier otro equipo de la Primera División, pero, además, se encuentra dentro de un concurso de acreedores (antiguamente conocido como suspensión de pagos) y, parece ser, que ha sido declarado como económicamente no viable. Estas dos cosas han hecho que la UEFA no le otorgue la licencia necesaria para participar en la próxima edición de la Europa League.

Es un momento duro por el que están pasando, ya que la ilusión de unos jugadores y una afición ganada en el campo está a punto de ser denegada administrativamente pero, aunque pueda parecer duro decirlo, me parece bien. Al igual que pensaba hace años con el Sevilla y el Celta y la chapuza de la liga de 22 equipos, creo que el Mallorca debería quedar fuera de la competición. Podemos pensar que la norma es justa o no y podemos estar más de acuerdo o no, pero las normas están para cumplirlas y eso es lo que debería hacer la UEFA con el Mallorca (como tenía que haber hecho la LFP con Sevilla y Celta y no se atrevió a hacer).

El Mallorca estaba sobreaviso, sabía que en su situación no obtendría licencia UEFA, así que tuvo tiempo para corregirla, pero no pasó. Antes de pedir responsabilidades a la UEFA o de manifestarse contra ellos o llamarles peseteros, lo que se deberían hacer es pedir responsabilidades a su directiva, los verdaderos culpables de que el Mallorca el año que viene no pueda jugar una Europa League que se ganaron merecidamente los jugadores en el campo. El fútbol ha llegado a una situación económica insostenible que hay que corregir inmediata e inevitablemente o la explosión puede ser dramática, por lo que medidas como ésta pueden ser correctivas y necesarias.





“La liga de las Estrellas”, una liga sin interés

30 06 2010

Fuente: eurosybalones.blogspot.com

La mal llamada Liga de las Estrellas, en los últimos años, está perdiendo el interés y cada año es menos competitiva. Yo tengo interés en saber quién irá a Champions, quién irá a la UEFA o quién bajará a segunda división, pero he perdido todo el interés por la cabeza de la liga. Durante la historia del fútbol español, la liga se la han repartido los dos equipos de siempre, pero siempre estaba el Valencia, el Sevilla, el Depor o el At. Madrid de turno para disputársela. E incluso, a veces, la ganaban. Una liga donde, antes de empezar, ya sabes quién va a ganar, que nadie les toserá y que sólo falta ver cuál de los dos y con cuántos puntos, es una liga sin interés y sin competitividad. Cada vez es menos competitiva esta liga, cada vez las diferencias son más abismales. Sólo hay que ver los puntos con los que han terminado estos dos equipos, su diferencia con el tercero y compararla con la diferencia de este tercer equipo con el resto de equipos de la clasificación.

Obviamente en la riqueza y poderío de un club de fútbol influyen muchos aspectos, entre otras cosas la gestión que sepan hacer de él, pero seguro que un gran culpable es el gráfico que acompaña a la entrada: el reparto económico entre los clubs de los ingresos por televisión.

Como se pude observar en este gráfico, la Liga española ingresa unos 600 millones de euros, de los cuales 280 millones (casi el 50%) se lo reparten estos dos equipos. La otra mitad se la reparten 18 equipos. Obivamente una diferencia enorme (sólo con el tercer equipo que más cobra ya hay 98 millones de diferencia). Pero si comparamos el reparto realizado en la tan envidiada Premier League, la diferencia es más grande.

La competición inglesa, genera más ingresos que la homónima española, concretamente 893 millones. Los ingresos para los dos equipos que más cobran representan sólo un 13% del total de ingresos de televisión y el restante se lo reparten entre el resto de equipos. La diferencia entre el primer equipo en ingresos (el Manchester United) y el último (Middlesbrough) es de 23.3 millones, 4 veces menos que la que hay en España entre el segundo y el tercero.

Está claro que la Premier League al final siempre aspiran al título los 4-5 equipos de siempre, pero creo que también estamos todos de acuerdo en que la liga inglesa es mucho más competitiva que la española y con más interés deportivo, lo que está perdiendo nuestra liga. No sólo los ingresos en televisión son importantes, pero está claro que una diferencia de más de 98 millones es significativa.

No todos tienen que cobrar lo mismo, pero si que tiene que haber un reparto justo, porque si la liga es lo que es, es gracias a 20 equipos que juegan cada temporada.

Si, en nuestra sociedad, los ricos fuesen cada vez más ricos y por ser ricos lo fuesen cada vez más y los pobres más pobres, seguro que nos parecería completamente injusto.