Sí, soy un llorón, y qué?

14 01 2011

fuente: es.wikipedia.org

Hace unas semanas, después de que el Espanyol perdiese un partido, ya no recuerdo cuál (aunque creo que fue el del derby), leí un comentario de una persona, en Facebook, que decía algo así como: Os lo teneis merecido pericos… ¡¡llorones!!

Lo primero que pensé al leerlo no fue ese odio que destilaban sus palabras, o que ese persona no supiese ganar, o que, posiblemente, fuese una frase fuera de lugar. No, porque en el fondo me da igual y cada uno, obviamente, es libre de pensar y opinar lo que quiera, de forma individual. Lo primero que pensé es la gracia y la hipocresía que había en la exclamación “¡¡llorones!!“. Los pericos tenemos una fama (creo que inmerecida) de llorones y quejicas, simplemente porque nos quejamos y reclamamos lo que creemos que es justo para nosotros.

Digo inmerecida por dos razones. La primera es por la hipocresía con la que, creo, se nos adjetiva. No paro de escuchar como hay muchos meregues que no paran de quejarse y llorar, que si el Villarato, que si el Sport, que si bla, bla, bla. Por otra parte también escucho a muchos culés quejarse y llorar que si los árbitros y la federación favorecen siempre al Madrid, que si la Sexta, que si Canal +, que si Marca y As, que si bla, bla, bla. Muchos de los que van diciendo que somos unos llorones, después son los primeros que se quejan de los árbitos o del trato que dan las televisiones al Barcelona o al equipo del que sean aficionados. ¿Quién es el llorón? ¿O es que hay gente que tiene derecho a quejarse y otros si lo hacemos se nos estigmatiza?

Segundo porque, ¿acaso no lloramos todos? ¿acaso no tenemos todos derecho a quejarnos y llorar sobre lo que consideramos injusto o sobre lo que pensamos que nos merecemos? Ya lo dice el refranero español que quien no llora no mama. Así que por favor, dejadnos llorar a gusto reclamando nuestros derechos mínimos, que nos merecemos por historia e importancia social, y si no te gusta que lloremos pues no llores tú !!





Valores de nada, ejemplo de poco

24 12 2010

Hace unas semanas me enteraba de un par de noticias que me dejaban sin palabras del populismo barato que se puede llegar a mover alrededor del fútbol. Eso, o que hay cosas que no entiendo y espero que alguien me las sepa explicar.

La primera es una entrevista en La Vanguardia a un periodista autor de un libro llamado El método Guardiola. En esta entrevista dice cosas como llamar Método Guardiola al método de liderazgo basado en el sentido común (algo que es más viejo que la propia vida) o la que más me gusta a mí, donde dice que Guardiola es el mejor líder de Catalunya y con diferencia (espero que lo compare con los líderes políticos o grandes directivos, porque sino…) Para que no haya malentendidos, donde pone Guardiola se podría poner Pochettino.

Sí, creo que ambos son dos grandes líderes (y lo han demostrado) o, como está de moda ahora, Team Leader. Guardiola llegó a un Barcelona en decadencia y lo ha convertido en un equipo capaz de ganarlo absolutamente todo. Pochettino (aunque nunca se le ha reconocido y nunca se hará) llegó a un club donde el equipo y la afición estaban deprimidos, desanimados y planificando la siguiente temporada en segunda y consiguió hacer una remonatada inimaginable y, esta temporada, colocar al equipo en puestos Champions. Sí, pueden ser ejemplos de liderazgo (la suerte que tienen ellos de ser figuras públicas) y grandes ejemplos de como el trabajo en equipo puede hacer que se consigan metas increíbles.

Primero llamar Método Guardiola a algo que te enseñan en cualquier curso de gestión de proyectos. He hecho dos cursos de Project Management y lo primero que me dijeron en la primera clase fue: “la gestión de proyectos se basa en saber aplicar el sentido común”. Segundo, por muy buen líder que sea un entrenador de fútbol creo que tienen una serie de privilegios que no se puede comparar con la vida real. Cada año pueden rehacer su equipo, tienen las ventajas de poder escoger cada temporada a los mejores dentro de su presupuesto, si un jugador sale conflictivo (Eto’o, Ibrahimovic,…) tienen ciertas “facilidades” para deshacerse de él… Unas ventajas que la gran mayoría de líderes y jefes de equipo no tienen. Por ejemplo, un líder de equipo cualquiera, tiene que aguantarse con los componentes conflictivos y saberlos gestionar para que el equipo siga rindiendo.

El segundo tema que me sorprendió es cómo un diario (creo que era el dirario Qué) decía que el Barça y sus jugadores representaban los valores de Catalunya. ¡Vamos hombre! ¿Un futbolista va a representar valores? Un privilegiado que, si quiere, no tendrá agobios económicos en su vida, que no necesita madrugar, que trabaja 2 horas diarias y que lo tiene casi todo, ¿representa los valores de una sociedad? No creo que representen los valores de sacrificio, esfuerzo, trabajo o fuerza de voluntad.

Vuelvo a repetir que no tiene nada que ver con el Barcelona, sino con el mundo del fútbol en general. Los ejemplos son culés porque son los únicos ejemplos y modelos a seguir que nos enseñan en Catalunya.

En definitiva, populacho y demasiado barato. Eso, o hay algo que no entiendo y estoy equivocado.





Reservado el derecho de admisión… a culés

16 12 2010

Por segundo año consecutivo se va a “prohibir” la asistencia de culés al campo de Cornellà, a raíz del tristemente famoso incidente de las bengalas protagonizado por unos indeseables que ni aman el fútbol, ni el deporte. Es una radical decisión tomada por nuesta directiva que, como todas las decisiones, trae una polémica que la acompaña.

En primer lugar quiero destacar que he puesto la palabra prohibir entre comillas. Esto es porque, lo que se dice prohibir, en la estricta definición de la palabra no se prohibe la entrada a nadie. No sé exactamente cómo lo van a gestionar este año, pero creo que es igual que el año pasado, donde no se prohibió la entrada a nadie. Simplemente lo que se hace es vender entradas a socios. Aficionados culés pueden ir y nadie se lo impedirá, pero siempre y cuando conozcan a un socio periquito. Es decir, todo aquel que quiera ir, sea del equipo que sea, sólo podrá ir si es a través de un socio periquito que le compre las entradas. El año pasado ya se vieron culés por Cornellà y este año seguramente que se volverán a ver. ¿Qué se consigue con esto? Que alguien se haga responsable de los actos. Si alguien va al campo a través mío y la lían, yo seré el directo y único responsable de los actos realizados.

Aficionados culés los ha habido toda la vida en nuestro campo. Recuerdo cómo en el Gol de General mitre (nunca supe si era el norte o el sur… aunque ahora en Cornellà  sigo sin saber en qué gol estoy) estaban entre los aficionados pericos sin ningún tipo de problema, ni altercado. Recuerdo ver aficionados culés mezclados entre los pericos en Montjuich. Al menos por mis zonas lo máximo que he visto es cómo un aficionado culé, con su camiseta, se llevó una lluvia de bolas de papel, nada más. Mientras que sí que he visto cómo a un aficionado merengue se lo tuvo que llevar seguridad porque peligraba su integridad física.

En segundo lugar, estoy de acuerdo que algo había que hacer y ya se vio que el vender las entradas por ServiCaixa (como se hace en cualquier otro partido) no funcionó y no se supo gestionar, ni controlar bien. Así que alguna acción había que tomar. Pero yo no hubiese tomado la medida que ha tomado la directiva. No sé si es la mejor que se ha podido tomar, no sé si se ha consensuado junto con el Barcelona o las razones, pero desde mi posición no es la mejor solución. Personalmente, creo que los aficionados culés también deberían poder entrar, como han hecho toda la vida en Sarrià y Montjuich, y que lo que se debería haber hecho es ceder entradas al Barcelona y ellos, responsabilizarse de sus seguidores. Ellos los conocen, que ellos decidan a quién venden y que ellos se responsabilicen. Posiblemente la medida actual busca calmar los ánimos durante unos años antes de volver a la situación normal. Posiblemente lo que busque es dispersar los aficionados para que no haya grandes grupos que, a fin de cuentas, son los que la suelen liar. Pero, a priori, para mí no es la mejor solución y, como habitualmente, “prohibir” es la peor de las soluciones





Fútbol, deudas y la UEFA

28 07 2010

Estamos viviendo un inicio de temporada bastante combulso y atípico para lo que nos tienen acostumbrados últimamente. El mercado futbolístico está completamente parado, a pesar que el Mundial ya ha finalizado, y los clubs de fútbol sólo hablan de números, contabilidad, deudas,… El Madrid lleva pocos fichajes y los pocos que ha hecho parece que están muy por debajo de lo que nos tienen acostumbrados, económicamente, los últimos años. El Barcelona, con una nueva junta directiva, sólo hablan de pérdidas, deudas astronómicas y límites presupuestarios para fichajes. El Valencia necesita vender a su dos estrellas (David Silva y David Villa) para poder cuadrar números y tener un club viable que no entre en quiebra técnica. Nosotros, en la tónica de cada año: pocos fichajes y todos cedidos o a coste 0. Y si los tres primeros equipos de la temporada pasada están así, cómo estarán los demás.

Pero en el lado más “dramático” tenemos al Real Mallorca el cual todo apunta a que será expulsado de una Europa League, a la que se clasificó la pasada temporada brillantemente, por sus problemas económicos. El Mallorca está endeudado como cualquier otro equipo de la Primera División, pero, además, se encuentra dentro de un concurso de acreedores (antiguamente conocido como suspensión de pagos) y, parece ser, que ha sido declarado como económicamente no viable. Estas dos cosas han hecho que la UEFA no le otorgue la licencia necesaria para participar en la próxima edición de la Europa League.

Es un momento duro por el que están pasando, ya que la ilusión de unos jugadores y una afición ganada en el campo está a punto de ser denegada administrativamente pero, aunque pueda parecer duro decirlo, me parece bien. Al igual que pensaba hace años con el Sevilla y el Celta y la chapuza de la liga de 22 equipos, creo que el Mallorca debería quedar fuera de la competición. Podemos pensar que la norma es justa o no y podemos estar más de acuerdo o no, pero las normas están para cumplirlas y eso es lo que debería hacer la UEFA con el Mallorca (como tenía que haber hecho la LFP con Sevilla y Celta y no se atrevió a hacer).

El Mallorca estaba sobreaviso, sabía que en su situación no obtendría licencia UEFA, así que tuvo tiempo para corregirla, pero no pasó. Antes de pedir responsabilidades a la UEFA o de manifestarse contra ellos o llamarles peseteros, lo que se deberían hacer es pedir responsabilidades a su directiva, los verdaderos culpables de que el Mallorca el año que viene no pueda jugar una Europa League que se ganaron merecidamente los jugadores en el campo. El fútbol ha llegado a una situación económica insostenible que hay que corregir inmediata e inevitablemente o la explosión puede ser dramática, por lo que medidas como ésta pueden ser correctivas y necesarias.





Tics dictatoriales

4 05 2010

Ya hace unos cuantos meses escribí sobre una anécdota que me era difícil de creer. Por mucho que lo había escuchado explicar a mucha gente , hasta que yo no lo viví, me era difícil de creer que alguien podía estar tan manipulado e influído hasta pensar que ser buena persona y ser del Espanyol eran conceptos incompatibles. Ya lo dije en su momento, que no sé qué proceso mental debe tener esa persona para asociar la bondad de alguien a los colores que sigue.

Pero hay otro tema que cuando lo explica la gente (sin dudar de su sinceridad) sí que se me hace difícil de creer que sea cierto, y es el hecho de que haya muchas escuelas que pongan el himno del Barcelona por los altavoces o, incluso, enseñen el himno del Barcelona en sus clases de música. Supongo que el hecho de no tener hijos ni sobrinos me ha llevado a no encontrarme con ninguno de estos casos o similares, así que unido a que me parece imposible que, en los años que corren, estas cosas puedan suceder, se me hacía imposible pensar que pudiese ser verdad. Hasta esta semana pasada.

Me explicaba una amiga como, la semana pasada, viendo llegar a sus hijos (culés los dos) con una bandera del Barcelona, cada uno de ellos, les preguntó si se las habían comprado los abuelos (a pesar de ser merengues. Pero qué no haría un abuelo por sus nietos…). La sorpresa fue cuando éstos le dijeron que no, que se las habían dado en el cole. No sé si fue decisión del club o del propio cole, pero, independientemente de ésto, me parece una decisión inapropiada y desafortunada.

Por muchos culés que pueda haber, Catalunya es una nación plural y democrática. No sólo es que haya dos equipos importantes en Primera División, es que en Catalunya a parte de culés y pericos, hay gente aficionada a otros colores y clubes. A lo largo de mi vida he conocido catalanes que son colchoneros, merengues, béticos, sevillistas o deportivistas. Y no sólo eso, es que además también hay mucha gente a la que no le gusta el fútbol. Ya me parece mal, al estar Catalunya representada por 2 clubes de fútbol, pero es que sería igual de desafortunado si sólo hubiese uno.

Tampoco hace falta irse muy lejos para ver cómo hace poco, en un centro concertado de la Generalitat, se entregaba entre los alumnos de una asignatura un folleto (ver imagen) donde había un listado de los, supuestamente, símbolos informáticos más usados entre los que destacaba una mano con el pulgar hacia arriba que supuestamente significa F.C.Barcelona, una mano con el pulgar hacia abajo que supuestamente significa R.C.D.Espanyol o una cruz con el símbolo de RIP que supuestamente significa Real Madrid.

Sinceramente, nunca me gustaría ver a mi club relacionado con temas como estos, pero menos todavía verlos en un entorno político y con partidos políticos.





Cosas que no entiendo

18 03 2010

Esta semana la empezábamos con unas declaraciones del presidenciable al Barcelona, Alfons Godall, donde decía que “no le gustaba un F1 con pilotitos merengues y pericos“. No voy a comentar dichas declaraciones, porque se retrata él solito, demostrando lo poco listo que es, a parte que la respuesta de Jaume Alguersuari ha sido más que suficiente. Aún así, este hombre debe seguir muy pocos deportes porque, a parte de la F1, tampoco le gustará, entre otras cosas, la NBA (donde están los pericos Rudy Fernández o los hermanos Gasol), la natación sincronizada (donde está Gemma Mengual), waterpolo (con el campeón Dani Ballart), boxeo (Xavi Moya) o no se habrá enterado que, en los JJ.OO. de Vancouver debutó por primera vez en la historia del deporte español un deportista de nuestro país en la modalidad de skeleton, ya que se trata del perico Ander Mirambell. Ni siquiera debe seguir los devenires de su sección de baloncesto, ya que tienen en sus filas al perico Ricky Rubio.

Pero no es esto de lo que quería hablar, si no de una duda que tengo desde mucho tiempo y me ha vuelto, con estas declaraciones. He leído y escuchado hasta la saciedad que no somos rival del Barcelona y que no significamos nada para ellos. Que no le hacemos sombra ni deportiva, ni social, ni económicamente. Que no nos hacen caso porque ya no somos su rival. Todo eso es, tristemente para nosotros, completamente cierto. Pero mi pregunta es, si eso es cierto, ¿porqué todavía hay mucho culé que sólo piensa en nosotros? Si yo a alguien no lo considero rival o enemigo, simplemente lo obvio. Sólo hago caso a quien me importa y a quien me interesa batir.

Por eso, no entiendo ciertas actitudes como la de Godall, que nos ataca sin venir a cuento. Tampoco entiendo que el vicepresidente Perrín hiciese unas declaraciones diciendo que el año pasado el Barcelona ayudó al Espanyol, dejándose ganar. O que en mi época de visitar “El Mundo Deportivo” tenía que aguantar decenas e, incluso, cientos de comentarios culés insultándonos, sin venir a cuento, en las noticias del Espanyol. Si no somos nadie, ¿porque lees nuestras noticias y nos insultas? A lo mejor molestamos más de lo que algunos reconocen. O como algunos “periodistas” escriben, por que sí, artículos donde nos llaman segundones o fascistas.

Sé que nadie me va a responder ni aclarar esta duda, pero mientras que se sigan sucediendo declaraciones como las de Godall, seguiré sin entender la incoherencia del doble rasero de por una parte te digo que no eres nadie y te ninguneo, pero por la otra, cuando puedo te insulto y menosprecio.





Desgaste

21 12 2009

Se me ocurrió ir al campo una fría noche de diciembre y el RCD Espanyol me lo agradeció deparándome el partido más soporífero de la temporada. Y el más desagradable.

Con la excusa de que si le juegas a fútbol al Barça te mete cuatro, se dedicaron a no jugar, a empujar, atropellar, patear e insultar. Si los demás equipos optan por la misma opción, el Barça durará tres domingos antes de caer asesinado.

No es eso. Se juega y se gana o pierde, pero no se sale, deliberadamente, a impedir el juego. Y no se hace porque los que pagamos no vamos a ver cómo un energúmeno le pone la plancha a Piqué en el medio del campo. Vamos a ver fútbol, jugadas trenzadas de ambos equipos y goles, a ser posible.

Me alegró ver a Iniesta llevarse la pelota al córner, como hacía Kubala, cuando faltaban tres minutos. Sólo los superclase se atreven con eso. Fue un recuerdo muy bonito.

Por cierto, a ver si este año el RCD Espanyol juega con esa agresividad contra el Real Madrid. Normalmente le suele jugar como un filial.


Podría decirle a este hombre que un equipo que tiene alrededor de 10 ocasiones de gol en una segunda parte no es un equipo que sale a destruir fútbol. Podría decirle que un equipo de fútbol que tiene cerca de un 50% de posesión de balón durante gran parte de la segunda parte no es un equipo que sale a destruir fútbol. Podría decirle que si no le gusta ver cómo un jugador le hace la plancha a Piqué en el centro del campo, tampoco creo que le guste ver cómo Ibrahimovic se merece la expulsión pegándole un codazo a Chica (o cómo, en el derby del año pasado, otro energúmeno – como él dice – , lesionó a Ángel para el resto de la temporada). Pero no se lo diré porque como no vi el partido, mi opinión sobre el derby está basada en lo que escuché por COM Ràdio y no me gusta opinar sobre lo que no he podido ver, porque probablemente mentiría.

También podría decirle que si no ve a un jugador perder el tiempo en el banderín de corner desde la época de Kubala, es que poco fútbol ha visto desde entonces. También se le podría decir que si para él jugar al fútbol es dejarles todos los espacios posibles al Barcelona (o cualquier otro gran equipo) para que te meta, al menos, 4 ó 5 goles, es que no entiende de fútbol. O que si no entiende que las necesidades (deportivas y anímicas) de un equipo que lleva 5 partidos perdiendo y con un coladero por defensa son diferentes a las de un equipo en racha, es que poco sabe de fútbol. Pero tampoco se lo diré, porque suficiente tiene con no saber de fútbol.

Por último, se le podría explicar que el Espanyol, históricamente, siempre ha plantado cara y ganado más partidos al Madrid que al Barcelona (algo que ya se publicó en el diario donde él escribe). También que, el Espanyol, sólo lleva 4 – 5 años plantándole cara al Barcelona porque, hasta entonces, le tenía miedo escénico. O que, posiblemente, si el Espanyol no emplea esa misma agresividad contra el Madrid que contra el Barcelona es porque no la necesita, porque siempre le ha sido más fácil ganarle o, como mínimo, plantarle cara. O, incluso, que durante muchos años gran parte de la afición nos quejábamos que al Madrid (u otros grandes) se le plantaba cara, pero cuando tenían al Barcelona delante les entraba el miedo en el cuerpo. Pero qué se le puede decir a una persona que opina de un equipo sin ver sus partidos y sin saber cómo juega.

Así que, sólo le diré que la próxima vez que quiera mentir sobre un equipo que, al menos, se digne a ver sus partidos, a saber cómo llega a un partido y saber qué necesidades tiene. Que después, las tonterías que escribe, hay gente que se las cree y tenemos que escuchar lo que tenemos que escuchar.

Fuente | Desgaste – Mundo Deportivo