El equipo A-guirre

20 02 2013

Simpático y divertido vídeo el dedicado por el programa “El día después” de Canal+ al Espanyol, en referencia a la milagrosa reacción sufrida con la llegada de Aguirre. Especialmente para todos aquellos que nuestra infancia la tenemos ligada a esta sintonía y a las aventuras del Equipo A.

P.D.: Pido disculpas por el escudo que aparece durante unos segundos al principio, pero es el único vídeo que he encontrado que fuese incrustable en un post de WordPress.

Anuncios




Glòria als herois

29 10 2012

fuente: en.wikipedia.org

No sé si por cercanía, por historia o por ese aura de que lo hacen todo mejor, pero Inglaterra es un país en el que siempre nos fijamos para comparar su Liga con la nuestra. Los repartos de los ingresos televisivos (los primeros en aplicar una política que ya están aplicando casi todas las grandes ligas), los horarios (casi todos los partidos se juegan por la mañana o a primera hora de la tarde), sus calendarios pre-establecidos y conocidos desde antes de empezar la temporada. Todo esto son aspectos en los que continuamente nos fijamos para compararlo con la mala organización de nuestro fútbol. Pero hay un aspecto, en especial, con el que siempre nos comparamos: el respeto que tienen a la memoria de sus futbolistas.

Un ejemplo es la imagen que acompaña este post. Se trata del monumento que se puede encontrar en Craven Cottage, en honor al mítico jugador del Fulham, Johnny Haynes. Jugador que dedicó toda su carrera futbolística, 18 años, a jugar en el mismo equipo, el Fulham. Y su equipo se lo agradece haciendo honor a su figura con esta estatua.

Después de 6 meses viviendo en Londres creo que puedo decir que esto difícilmente pasará en nuestra liga. La cuestión no es que sepan homenajear y respetar a los ídolos futbolísticos, es que es algo que lo llevan en la sangre, en su cultura. Si te das un paseo por Londres y observas más allá del Big Ben, Buckingham Palace y Picadilly, verás que hay estatuas por todas partes. Estatuas por los caídos, estatuas a soldados, estatuas a los que ellos consideran héroes de la historia inglesa. Placas azules por toda la ciudad recordando que en esa casa vivió alguien con pasado reconocido (no siempre tiene que ser una celebridad o personaje famoso). Una piedra de origen desconocido, la figura disecada de un gorrión abatido en el primer campo de cricket de Londres, un agujero en el suelo de lo que se supone fue la bañera de la princesa Carolina,… Cualquier excusa es buena para rendir homenaje a la historia, guardarla o mantener la tradición.

Es una cultura con mucho respeto a la tradición y la historia. Y si lo hacen con un gorrión, ¿qué no harán con los futbolistas?





¿Interesa Europa?

22 04 2012

Esta es una pregunta que llevo haciéndome desde hace 2 – 3 años y que, después de mi conversación de hoy con mis amigos pericos David y Kristian, me la vuelvo a hacer. ¿Le interesa a nuestro club la clasificación Europea? o más concretamente ¿le interesa a nuestra directiva y/o cuerpo técnico la clasificación europea?

Cuesta aceptar plantearse esta pregunta y, desde el punto de vista de aficionado, más todavía. Cuesta entender que pueda no interesar la clasificación europea, pero es la única respuesta que encuentro “lógica” para intentar entender lo que pasa temporada tras temporada.

Europa puede significar más gestión para nuestros directivos, subidas de fichas, pagar primas, esfuerzos para mantener este equipo, reforzar el equipo para jugar dos competiciones,… Una serie de medidas que estos directivos piensan que no salen económicamente a cuenta, respecto a lo que se genera en Europa. Dan órdenes al equipo para que jueguen bien, luchen por Europa, mantengan al aficionado contento, pero que esa clasificación no se de  nunca.

También está la otra opción, que cobra fuerza últimamente en mi cabeza, y es que sea decisión de los jugadores. Debido a la situación tan delicada y precaria del club, las primas por clasificarse a competición Europea sea inexistentes o no sean del agrado de los jugadores. A causa de esto, los jugadores deciden hacer lo justo, luchar, intentarlo, pero no conseguir la clasificación. Es decir, “no pagas, pues no trabajo”

Por último, una última opción, que sería la del acuerdo mutuo. A inicio de temporada los directivos dicen que no hay presupuesto para primas. Los jugadores responden que si no hay primas no hay Europa. Los directivos dicen que ok, que ya les va bien porque a ellos no les interesa esa clasificación, pero que parezca un accidente. Se chocan las manos y todos tan contentos.

Sé que es todo muy rebuscado, pero es la única explicación “lógica” que encuentro. Llevamos varias temporadas que pasa lo mismo: empezamos bien, se genera expectativas e ilusión pero, en los momentos claves, el equipo siempre falla. Sí, podemos hablar de equipo justo, de equipo joven y sin experiencia, de demasiada cantera… Pero una cosa es perder porque son mejor que tú y otra cosa es porque te pasees por el campo. Y muchos de estos partidos los perdemos por pasearnos por el campo. Y justamente los partidos que nos paseamos por el campo suelen coincidir con partidos claves que hay que ganar SI o SI si queremos seguir enganchados al tren.

Una clasificación Europea siempre interesa, aunque no refuerces el equipo, aunque no pases muchas eliminatorias. Europa significa imagen y proyección internacional, significa más posibles patrocinadores, significa poder ingresar por los actuales, significa crecimiento a largo plazo. Espero estar equivocado, espero que no sea cierto y que todo sea fruto de la casualidad porque significaría una actitud muy triste de unos directivos sin ambición ni visión a largo plazo y significaría una actitud lamentable por parte de los jugadores.





Intentando entender el mercado de fichajes

1 09 2011

Y cuando hablo de intentarlo entender no me refiero como aficionado, si no a intentar entenderlo desde el punto de vista de gestión de la entidad (con la dificultad que eso conlleva)

Para esto quiero partir de las premisas de:

  1. Tener deuda histórica conocida por todos, sumada a unos años de mala gestión donde se dilapidó dinero con fichajes como Lola, Jonatas, Edu Costa o Román.
  2. Construir un campo nuevo, que supone unos gastos fijos durante una serie de años.
  3. Coincidir todo en una época de crisis global que hace que sea más difícil encontrar ingresos y que, cuando se construyó el campo, nadie sabía ni intuía que no iba a ser el mejor momento.

Partiendo de esto quiero mirar hacia delante, lo hecho, hecho está. Ahora no sirve decir “si no hubiésemos construido el estadio…”, porque eso ya está hecho y no podemos hacer nada. Nadie se imaginaba que una vez hecho el estadio y metidos en la deuda, la situación económica se iba a poner como se ha puesto. Ahorao sólo hay que mirar hacia delante e intentar controlar la situación en la que estamos.

Una vez dicho todo esto, pienso que las cosas no se están haciendo del todo mal, se está intentando soltar lastre económico y que la deuda sea lo más asimilable posible.  La deuda del estadio se iba a hacer frente con el naming right y con los ingresos de explotación del mismo, pero vuelvo a repetir, todo esto cuando la situación era buena y nadie sabíamos lo que nos estaba a punto de llegar.

Cuando hay que asumir una deuda hay dos formas de asumirla: incrementar los ingresos o decrementar el coste. Mientras que se intenta incrementar el apartado de ingresos (pero ya sabemos que hoy en día no es tarea sencilla), sólo queda una, decrementar costes. Podemos estar de acuerdo o no, cada uno tendremos nuestras fórmulas, pero es lo que está intentando hacer el club, decrementar la partida de costes para llevarlo a un nivel asumible. Por mucho que nos duela los millones de la venta de Osvaldo, de la venta de Callejón, de la venta de Luís, el ahorro de su ficha o de la de Coro, seguro que nos dan una mayor tranquilidad económica durante un tiempo.

Es muy arriesgado lo que se está haciendo, cierto, pero agradezco al club que esté haciendo algo que siempre he pedido: que gestionen el club como una empresa, sin populismos. Por populismo hubiésemos subido la ficha a Osvaldo, hubiésemos mantenido a Luís el año que le queda y hubiésemos fichado a El Hamdaoui pero, ¿hubiese sido bueno para la salud del club? Para nosotros, la afición sí, pero ¿para el club?

Si miramos alrededor nuestro, vemos que cada vez hay más equipos en concurso de acreedores. La mitad de los equipos están en esta situación y de la otra mitad algunos están caminando sobre la cuerda con peligro de caerse. ¿queremos eso de nuestro club? ¿lo queremos ver en la misma situación? Prefiero decisiones antipopulares, a entrar en concurso de acreedores. Lo que si lamento o echo en falta es un poco más de TRANSPARENCIA por parte del club y que expliquen mejor la situación y el porqué de las decisiones.

Lo que me parece lamentable es que, en esta Liga, el intentar hacer las cosas bien esté penalizado deportivamente. Mientras el Espanyol intenta gestionar la entidad de forma responsable y económicamente saludable tenemos que sorportar que equipos, como el Zaragoza, que están en situación de concurso de acreedores no paren de hacer fichajes millonarios a través de entidades fantasmas y que nadie haga absolutamente nada.

Pero como una cosa no quita la otra, si que me parece muy triste la planificación deportiva que ha llevado el club en este inicio de temporada. Como gestor de equipos y de proyectos, se me ponen los pelos de punta al ver que se ha hecho en un sólo día el trabajo que se tenía que haber hecho durante 3 meses. Siempre habrán imprevistos de última hora o el querer aprovechar “ofertas” de última momento de jugadores que se quieren quitar sus equipos a toda costa. Pero, ¿no sabíamos que Osvaldo se iba? ¿No teníamos apalabrados delanteros? ¿No se sabía desde el inicio que necesitábamos una pieza para el centro del campo? La sensación que me ha quedado es que el día 31 de agosto se ha querido hacer lo que no se ha hecho durante los 3 meses anteriores y si se usa la palabra planificación, es por algo.

Antes de acabar me gustaría recordar algo de mi anterior empresa. En Noviembre del año pasado, se decidió despedir al 60% de departamento donde yo trabajaba. El grupo había hecho una inversión muy fuerte antes de la crisis, que lo terminó pagando cuando ésta llegó (¿suena?) afectando económicamente a todos los departamentos y empresas del grupo y dejándolo temblando. Pedí explicaciones al CEO de la empresa comentándole que consideraba que era un suicidio, su respuesta fue: “Lo sé, es una decisión arriesgada la que estamos tomando y la asumimos, pero después de estar mirando los números, prefiero tomar esta decisión antes que tener que cerrar el chirinquito dentro de un año”. Hubo otras razones, menos económicas y más políticas, que hizo que ese departamento cerrase meses más tarde, pero me quedo con esa frase.

Y, ahora si, para acabar, como aficionado quiero pensar que: Kameni/Cristian/Casilla; Mattioni/Javi López – Amat – Moreno – Dídac; Romaric/Baena – J.Márquez; Weiss – Verdú – Albín; Álvaro. Aunque perdemos pólvora y bajamos un escalón respecto al año pasado, no lo veo equipo para sufrir y, menos, viendo cómo están el resto de equipos. Aunque, obviamente, deberemos a ver cómo va evolucionando la temporada.

Y, es más, qué narices !! a mi me va la marcha !!!





Las televisiones se cargarán el fútbol

10 11 2010

Y no me refiero a pastel económico televisivo, del cual ya expresé mi opinión en otro post, me refiero a los horarios. Las televisiones pagan y las televisiones mandan, pero con los horarios que ponen, creo que no son conscientes que le fútbol lo hace la afición y que sin afición no hay fútbol. Poco a poco, la progresión de los horarios ha ido empeorando, teniendo cada vez unos horarios más cercanos a una mierda que van en contra de la asistencia de aficionados al fútbol que, a fin de cuentas, es lo que da vida a este deporte y espectáculo.

Hace muchos años, recuerdo que el fútbol se dividía en dos horarios, el partido televisado del sábado que era a las 20.00 y los partidos del domingo que eran a las 17.00. Horarios bastante buenos y compatibles con la asistencia de todo tipo de público a los estadios. El sábado era lo suficientemente tarde para programarte la tarde, pero no lo suficiente para que acabase muy tarde, mientras que el domingo era lo suficientmente pronto para llegar pronto a casa, ya que al día siguiente hay que trabajar, pero no lo suficiente para poder comer tranquilos y comenzar el ritual futbolístico.

La entrada de C+ al panoramoa hizo que se crease un horario nuevo, el partido de las 19.00. Un poco más tarde, pero todavía a un horario aceptable para ser domingo. Pero el problema es que ha ido degradándose hasta tener partido el sábado a las 18.00, a las 20.00 y a las 22.00 y partidos el domingo a las 17.00 a las 19.00 y a las 21.00. ¿Un partido un domingo a las 21.00 puede crear afición cuando la gente no llegaría a casa hasta casi las 0.00 y al día siguiente hay que trabajar? ¿Un partido un sábado a las 22.00 puede crear afición cuando no puedes llegar a casa hasta cerca de la 1.00? Pero sobre todo, ¿a estas horas como puede asistir a los campos aficionados y peñas que igual tienen más de una hora de camino para llegar y volver del Estadio? ¿Cómo se puede crear afición entre los más pequeños poniendo partidos a horarios donde los niños no pueden asistir?

Pero todavía no hay suficiente, que la mierda de horarios tienen que llegar hasta la infravalorada, maltratatada y devaluada Copa del Rey. ¿Es normal que un partido Espanyol-Valladolid donde no hay mucho en juego se tenga que jugar un martes a las 22.00 de una noche de invierno sabiendo lo que esto conlleva? Sabiendo que es un horario donde no asistirán niños, donde no asistirá gente que viva en poblaciones lejanas a Cornellà y donde no asista gente que al día siguiente tenga que madrugar. ¿Es normal que un partido Barcelona-Ceuta donde hay menos en juego se tenga que jugar un miércoles a las 22.00 de una noche de invierno?

La verdad que no entiendo estas decisiones. Decisiones que se cargarán el fútbol o al menos el fútbol que conocemos actualmente, ya que el fútbol se alimenta del aficionado de campo, no del aficionado de sofá.





“Mala suerte” fuera de casa

4 10 2010

Después de 6 partidos disputados, y 3 de ellos fuera de casa y perdidos, estoy leyendo a mucha gente hablando de la mala suerte que estamos teniendo fuera de casa. Nunca he creído en la mala suerte a largo plazo, sí en momentos puntuales, pero a la larga la mala suerte no creo que exista. Cuando de los últimos 22 partidos (incluída la temporada anterior) jugados fuera de casa sólo hemos sido capaces de ganar 2. Cuando de estos últimos 22 partidos sólo hemos sido capaces de obtener 11 puntos. Cuando de los 3 partidos jugados esta temporada llevamos un bagaje de 3 derrotas y 0 goles a favor, creo que hay algo más que mala suerte, falta ambición, confianza, hambre por la victoria… Mala suerte es el gol en propia meta que se marcó ayer Forlín o la lesión de Galan o de Osvaldo, pero después de tantos partidos, no creo que podamos hablar de mala suerte.

El equipo lo intenta, pero falta algo. Intenta posicionarse en el campo, intenta tener el control de balón, intenta jugar la pelota desde la defensa, pero falta algo. Se vieron unos primeros minutos buenos contra el Villereal, se vieron buenos momentos con el Madrid, jugando el balón e intentando controlar el partido, y también se vieron buenos momentos de juego el sábado contra la Real Sociedad. Pero falta más mala leche, más ambición, más ganas de ir a por el partido. El equipo, cuando juega fuera, parece que se conforma con el empate o se ve más débil en su juego, de lo que se encuentra en Cornellà.

Hay quien dice que la juventud del equipo hace que juegue inseguro fuera, hay quien dice que es cuestión mental y que después de tantos partidos sólo hace falta ganar uno para que se lo crean, hay quien dice que en Cornellà el equipo juega más tranquilo al estar arropado por la afición. Hasta el momento se han demostrado destellos de buen juego y control del balón jugando fuera, pero sólo falta saber/querer ir por el partido. Contra el Villarreal se jugó bien hasta el gol del equipo local, contra el Madrid se jugó mejor pero no se supo tener punch arriba y contra la Real Sociedad faltó darse cuenta que pisando un poco el acelerador el partido se podía ganar fácilmente. Espero que los jugadores sepan ver que necesitan esa ambición y que Pochettino les haga el cambio mental que necesitan, porque, aunque ganar todos los partidos en casa es puntuación UEFA, ni es suficiente, ni sacaremos siempre los 3 puntos en Cornellà-El Prat.





Ambicion o euforia

8 09 2010

O una mezcla de las dos. Eso es lo que se está respirando estos últimos dias en el espanyolismo, una vez finalizado el periodo estival de fichajes. El día a día ya nos posicionará donde tengamos que estar, pero por el momento todo el mundo está soñando. Se respira un ambiente como pocas veces se ha respirado en el espanyolismo, y la última vez que recuerdo algo parecido fue en la temporada de la final de Glasgow. Parece que ha desaparecido gran parte del victimismo y del pesimismo y todos vamos a una a que sea una temporada grande, la del despegue que llevamos años buscando. Desde la directiva, hasta el último de los aficionados.

De la directiva no comentaré nada, ya que cada año se llenan la boca de palabras, pero todo el mundo reconoce que este año se ha hecho un gran esfuerzo en reforzar el equipo. El equipo ha cambiado frases como “Somos el Espanyol” o “nuestro objetivo es la permanencia” por frases como “este año vamos a disfrutar”, “queremos luchar por cosas grandes” o “nuestro objetivo es la quinta”. Es un lujo ver que la ambición y el hambre de triunfo se ha instalado en el vestuario de Cornellà. Y entre la afición, hay más unanimidad que nunca. Todo el mundo está de acuerdo que tenemos una línea ofensiva que promete muchos goles, una línea media que ofrece buen fútbol y llegada y una línea defensiva que, aunque floja y con poco experiencia, sí con futuro.

Yo ya he comentado que no me voy a mojar con mi pronóstico pero, de momento, me gusta el ambiente que se vive y se respira. Un ambiente que hace mucho tiempo que no lo recuerdo y que es el preludio de un buen futuro. Un ambiente donde lo anteriormente pesimistas ven el futuro en color y los optimistas están comprando ya los petardos. Pero como siempre, el paso de las jornadas colocará a nuestro equipo y nuestros ánimos donde corresponda.