El fortín de Cornellà

19 04 2010

Cuando supimos que íbamos a tener campo propio y comenzamos a conocer el proyecto y los diseños de cómo sería, comenzó a extenderse la misma idea por toda la masa social: por fin tendríamos nuestra bombonera, por fin dejaríamos de jugar en campo neutral. Todos comenzábamos a pensar que el silencio de Montjuic se traduciría en ruido en nuestro nuevo Estadio. Que la soledad con la que jugaban los jugadores en el Estadio Olímpico se traduciría en compañía y arropamiento en el nuevo Estadio. En definitiva, que los jugadores iban a jugar mucho más cómodos y, por lo tanto, pocos puntos y partidos se escaparían de nuestro feudo.

Pero pienso que, ni en los más húmedos y optimistas sueños, pensábamos que iba a ser todo como está siendo durante este primer año. Las gradas están pegadas al campo y la acústica es brutal. Ya en el partido de inauguración contra el Liverpool y, sobre todo, en el primer partido oficial contra el Madrid, se pudo comprobar lo ensordecedor que podría ser y lo incómodo que jugaría el rival.

Sólo a falta de dos partidos para acabar la temporada en casa (Valencia y Osasuna) los números que se están obteniendo en Cornellà son de UEFA:

  • Sólo 3 partidos perdidos en Cornellà, en toda la temporada.
  • 4º equipo que menos goles ha recibido en casa (a pesar de los 7 goles recibidos entre el partido del Racing de Santander y el del R. Madrid)
  • 7 partidos seguidos sin perder en Cornellà (los 7 que llevamos en la segunda vuelta)
  • 7 partidos seguidos sin recibir ningún gol en casa (los 7 que llevamos de segunda vuelta)

El equipo en casa juega bien, cómodo y confiado. Los jugadores luchan, corren y se ayudan. Se juega con líneas adelantadas y presionando la salida del rival desde la defensa. El nuevo Estadio está siendo el fortín que todos pensábamos que terminaría siendo y se está ganando ese plus de puntos que en Montjuic no ganábamos.

Ahora sólo falta rematar la faena cuando jugamos fuera de casa, donde el equipo no sabe a qué jugar, no se siente cómodo y juega con nervios y ansiedad. Pero confiemos en el futuro, es el primer año y el equipo todavía es muy joven.





Tornem a casa !!

3 08 2009
Cor blanc-i-blau

Cor blanc-i-blau

12 años han pasado, 12, pero ya estamos en casa. El momento se ha hecho esperar, pero aún así ha merecido la pena. En 12 años hemos cambiado de gobierno varias veces, han terminado guerras y han empezado otras nuevas, la tecnología ha seguido avanzando a pasos agigantados. 12 años son suficientes para haber cambiado la sociedad por completo y todo éste ha sido el tiempo que hemos tenido que necesitar para volver a nuestra casa, a nuestra añorada casa, a esa casa que perdimos aquel fatídico 20 de septiembre de 1997 por culpa de una nefasta gestión de la directiva de nuestro club y de la necesidad de algún ex-accionista mayoritario en recuperar su dinero. Ayer, 2 de agosto del 2009, pasará nuestra historia por ser el día que volvimos a la tierra prometida, a nuestro teatro de los sueños. Cuando hace 12 años todos nos daban por muertos, no sólo hemos demostrado que no es así, sino que ayer demostramos que estamos más vivos que nunca.

Ayer pudimos todos disfrutar de una jornada inolvidable, impresionante y, sobre todo, muy, muy emotiva. No hay palabras para describir lo que pudimos vivir ayer, hay que vivirlo. Las sensaciones vividas viendo el campo de lejos y que cada paso que das es un paso más cerca que estás del sueño hecho realidad y del momento esperado durante tantos años. Las sensaciones vividas al llegar y estar frente la puerta. Las sensaciones vividas mientras te das una vuelta por las afueras del Estadio. Las sensaciones vividas cuando ves por primera vez el interior, el césped, las gradas,… Todas estas sensaciones no tienen palabras que las describan. O las vives o te las pierdes.

Agradecer a la directiva y a los responasbles del evento de ayer por los resultados conseguidos. No podían haber sido mejores. Una ceremonia sencilla, pero muy cargada de significado y emociones:

  • El vídeo inicial donde Raquel Mateos y David Balaguer nos hacen un repaso de Sarrià y la transición hasta Cornellà.
  • Toda la escenografía realizada por los voluntarios donde, entre otras cosas, formaron el corazón blanquiazul que acompaña este post.
  • La escenografía sencilla, pero moderna y cargada de significado, llevada a cabo por la Fura dels Baus.
  • El simbolismo de sembrar un trozo de césped de Sarrià y Montjuich en Cornellà.
  • El gran homenaje que se hizo a todos los jugadores que jugaron tanto en Sarrià como en Montjuich.
  • Hacer sonar el You’ll never walk alone y haciéndole, así, un pequeño guiño al equipo y afición rival.
  • Y el vídeo final donde se hizo un repaso final de toda la historia del Espanyol y de todos los grandes jugadores y grandes momentos vividos en ambos Estadios.

Pero, a pesar de todo, no podemos olvidarnos que en Montjuich hemos pasado los mejores años de nuestra historia más reciente. Hemos ganados dos copas del Rey y hemos llegado a una final de la UEFA. Hemos crecido social y deportivamente y hemos crecido como club. Por eso, a pesar del mal campo que ha sido, nunca podremos olvidarnos de él.

Eso sí de quien nunca nos olvidaremos es de nuestro querido y añorado Sarrià.