“Don’t feed the troll”

4 01 2016

Supongo que muchos de vosotros cuando erais niños también lo hacíais. Entre otras muchas gamberradas de niño, una de mis favoritas era descolgar el teléfono, marcar un número aleatorio y hacer rabiar al que había al otro lado. A veces inventándome una tontería, a veces simplemente con el silencio. Mis vecinos y yo nos íbamos turnando y cambiábamos estrategia. Pero siempre había una cosa común, si la persona al otro lado rabiaba repetíamos número de teléfono, a veces incluso de forma inmediata. Si veíamos que no se enfadaba y/o nos seguía la corriente, ese número de teléfono ya no lo repetíamos.

Años más tarde, ya de adolescente, en casa fuimos víctima de la misma broma. Un familiar mío cogió el teléfono y estalló. ¿Resultado? volvieron a llamar, volvió a cogerlo el mismo familiar y les dijo de todo. Así varias veces, hasta que me acordé de cuando era pequeño y cogí el teléfono yo. Les seguí la broma y se acabaron las llamadas. No había rabia, no había gracia, no había diversión.

Esto es lo que hoy en día se conoce como Don’t feed the troll. Cuando buscas la provocación ya sea mediante el insulto, la manipulación o las mentiras, la respuesta sólo conduce a la retroalimentación. La provocación ha surtido efecto y la próxima vez se repetirá.

Hace ya bastante tiempo que decidí que no entraría al juego sucio que la maquinaria mediática afín a los culés provoca cada vez que no ganan un derby. Al principio entraba al trapo a todos los foros y discusiones que se me ponían por delante, incluso me divertía, pero ya me cansé de ser cómplice de seguir alimentando a la bestia, de alimentar al troll. Todavía me sigue costando no entrar ante tanta basura y juego sucio que generan, pero no quiero seguir alimentando al troll. Las primeras veces hace gracia ver al troll difamar, pero ya es cansino. Y mientras menos respuesta reciban, menos gracia hará la “broma” y más solos se quedarán.





Faltando el respeto a nuestro club. Esta vez se superan.

25 11 2010

Ya es sabido como los medios de comunicación catalanes nos ignoran por completo, obviando en ocasiones nuestra existencia, incluyendo, lamentablemente, medios de comunicación públicos como la TV3, en la que ha llegado a haber lunes donde parecía que nuestro equipo no había jugado, al no hablar de nuestro resultado en la sección de deportes. Pero como he dicho siempre, peor para ellos, cada vez es menor el número de pericos que consumen estos medios de comunicación.

En los últimos años, también se ha puesto de moda la manipulación malintencionada de ciertos hechos o declaraciones (todavía recuerdo la manipulación realizada ante la famosa frase de Dani de quien ríe el último ríe mejor)  o el aprovechar los momentos más dulces del equipo para sacar a relucir trapos sucios que nunca salen a relucir cuando el equipo va mal (deudas, juergas de los jugadores o affaires internos del club o la directiva). Como si molestase de alguna forma que el Espanyol vaya bien deportivamente.

Pero, lo sucedido esta semana, creo que supera cualquier límite conseguido hasta el momento. En la edición del Mundo Deportivo de esta semana, aparecía el pequeño texto que hay al final de este post, donde hablaba de los famosos gritos contra el equipo rival que se realizan en los partidos del Espanyol (gritos que se vienen realizando desde la época de Sarrià, pero que parece que ahora son novedad y pillan por sorpresa…) y, como el que no quiere la cosa el editor de este texto escribe: “Desde los primeros instantes arreciaron los insultos al Barça y Catalunya“, y se queda tan pancho.

Parece una inocente frase, pero que tiene una acusación tan grave como que en Cornellà se lanzan insultos contra Catalunya. Algo que es absolutamente mentira, ya que esto es algo que ni pasa, ni nunca ha pasado en nuestro campo. Se ha podido insultar a TV3, a los medios de comunicación e, incluso a partidos políticos, pero a Catalunya nunca se ha insultado. Básicamente porque el aficionado perico es catalán. Esta acusación es tan grave como la semilla que planta. En el fondo da igual quién haya dicho esto y qué haya dicho, lo grave de la situación, es que habrá mucha gente que se creerá que en Cornellà se insulta a Catalunya. Con esta afirmación se ha hecho (querido hacer) un grave daño a la imagen del Espanyol, dando una imagen del aficionado perico, totalmente falsa y alejadísima de la realidad.

Pero, por si este texto no fue suficiente, Mundo Deportivo ha publicado un comunicado hoy donde pide disculpas si ha herido la sensibilidad del aficionado perico, pero en ningún momento se desdice de lo escrito aquí: “Y lamenta haber herido susceptibilidades por el contenido de su artículo del miércoles.” Lo cual los hace más sospechosos de la intencionalidad de dicha acusación.

fuente: pericosonline.com





Desgaste

21 12 2009

Se me ocurrió ir al campo una fría noche de diciembre y el RCD Espanyol me lo agradeció deparándome el partido más soporífero de la temporada. Y el más desagradable.

Con la excusa de que si le juegas a fútbol al Barça te mete cuatro, se dedicaron a no jugar, a empujar, atropellar, patear e insultar. Si los demás equipos optan por la misma opción, el Barça durará tres domingos antes de caer asesinado.

No es eso. Se juega y se gana o pierde, pero no se sale, deliberadamente, a impedir el juego. Y no se hace porque los que pagamos no vamos a ver cómo un energúmeno le pone la plancha a Piqué en el medio del campo. Vamos a ver fútbol, jugadas trenzadas de ambos equipos y goles, a ser posible.

Me alegró ver a Iniesta llevarse la pelota al córner, como hacía Kubala, cuando faltaban tres minutos. Sólo los superclase se atreven con eso. Fue un recuerdo muy bonito.

Por cierto, a ver si este año el RCD Espanyol juega con esa agresividad contra el Real Madrid. Normalmente le suele jugar como un filial.


Podría decirle a este hombre que un equipo que tiene alrededor de 10 ocasiones de gol en una segunda parte no es un equipo que sale a destruir fútbol. Podría decirle que un equipo de fútbol que tiene cerca de un 50% de posesión de balón durante gran parte de la segunda parte no es un equipo que sale a destruir fútbol. Podría decirle que si no le gusta ver cómo un jugador le hace la plancha a Piqué en el centro del campo, tampoco creo que le guste ver cómo Ibrahimovic se merece la expulsión pegándole un codazo a Chica (o cómo, en el derby del año pasado, otro energúmeno – como él dice – , lesionó a Ángel para el resto de la temporada). Pero no se lo diré porque como no vi el partido, mi opinión sobre el derby está basada en lo que escuché por COM Ràdio y no me gusta opinar sobre lo que no he podido ver, porque probablemente mentiría.

También podría decirle que si no ve a un jugador perder el tiempo en el banderín de corner desde la época de Kubala, es que poco fútbol ha visto desde entonces. También se le podría decir que si para él jugar al fútbol es dejarles todos los espacios posibles al Barcelona (o cualquier otro gran equipo) para que te meta, al menos, 4 ó 5 goles, es que no entiende de fútbol. O que si no entiende que las necesidades (deportivas y anímicas) de un equipo que lleva 5 partidos perdiendo y con un coladero por defensa son diferentes a las de un equipo en racha, es que poco sabe de fútbol. Pero tampoco se lo diré, porque suficiente tiene con no saber de fútbol.

Por último, se le podría explicar que el Espanyol, históricamente, siempre ha plantado cara y ganado más partidos al Madrid que al Barcelona (algo que ya se publicó en el diario donde él escribe). También que, el Espanyol, sólo lleva 4 – 5 años plantándole cara al Barcelona porque, hasta entonces, le tenía miedo escénico. O que, posiblemente, si el Espanyol no emplea esa misma agresividad contra el Madrid que contra el Barcelona es porque no la necesita, porque siempre le ha sido más fácil ganarle o, como mínimo, plantarle cara. O, incluso, que durante muchos años gran parte de la afición nos quejábamos que al Madrid (u otros grandes) se le plantaba cara, pero cuando tenían al Barcelona delante les entraba el miedo en el cuerpo. Pero qué se le puede decir a una persona que opina de un equipo sin ver sus partidos y sin saber cómo juega.

Así que, sólo le diré que la próxima vez que quiera mentir sobre un equipo que, al menos, se digne a ver sus partidos, a saber cómo llega a un partido y saber qué necesidades tiene. Que después, las tonterías que escribe, hay gente que se las cree y tenemos que escuchar lo que tenemos que escuchar.

Fuente | Desgaste – Mundo Deportivo





Cuanto más conozco el fútbol, más me gusta el Espanyol

16 12 2009

Alguien dijo una vez: Cuanto más conozco a los hombres, más me gusta mi perro. Con su permiso, me voy a permitir la libertad de modificar su frase y decir que: Cuanto más conozco el fútbol, más me gusta el Espanyol.

Siempre me consideré, no sólo un forofo del Espanyol, sino también del fútbol. Hace unos años me leía todos los diarios deportivos, escuchaba todos los partidos por la radio, veía todas las noticias por la TV y consultaba todas las noticias por Internet. Daba igual el equipo que fuese, me empapaba de toda la información futbolística que va de la Primera División a la Tercera (sólo los grupos catalanes). Era un enfermo del fútbol. Me apasionaba (y, de hecho, me sigue apasionando) este deporte y me gustaba saber lo que se movía en todos los equipos y aprender cada vez más de él. Siempre tuve la idea radical (lo reconozco) e irracional (también lo reconozco) que todo aquel aficionado a un equipo al que no le gustaba el fútbol, era un fanático que hacía más daño al fútbol que beneficio, porque no le permitía pensar desde la objetividad del deporte, si no que lo hacía desde la subjetividad de unos colores. De hecho lo sigo pensando, aunque cada vez veo que me estoy convirtiendo en uno de ellos.

Cada vez me repugna más en lo que se está convirtiendo el fútbol bicéfalo español. Cuatro diarios deportivos, dos de cada bando, cada vez menos objetivos e informativos y cada vez más vomitadores de bilis, mentirosos y manipuladores de la información. Las secciones deportivas de las TVs cada vez se parecen más a la prensa rosa y cada vez menos a una sección deportiva. Y los programas de radio no se quedan atrás. La información deportiva en España cada vez se olvida más de que esto es un deporte donde participan muchos equipos y cada vez más se parece a una guerra encarnizada de intereses de colores donde interesa más enviar mensajes de: “yo soy más guapo que tú y tú más feo y tonto que yo“. Una pelea de niños de a ver quién la dice más gorda y se queda más retratado con sus mentiras y su subjetividad. Y donde lo que menos interesa es la información. Todo esto, provocando el odio, la rabia y la falta de objetividad por parte de la gran mayoría de los seguidores al fútbol.

Un día decidí que, por mi salud mental y mantener mi criterio y opinión propia e independiente, dejaría de ver la prensa deportiva, ni siquiera las portadas, ya que ya me había cansado de tanta mentira. Pero me he dado cuenta que, inconscientemente, me está pasando lo mismo con la TV y la radio. Me he cansado del partidismo de unos, de la rabia de otros o del sensacionalismo de los de más allá. No leo prensa deportiva, no me gusta ver las secciones deportivas de la TV y sólo escucho un programa de radio de fútbol genérico (y más porque me gusta su formato que por su contenido)

Estoy dejando de ser un aficionado al fútbol que sigue con pasión unos colores, a ser un aficionado al Espanyol, a secas. Cada vez tiendo más a consumir sólo información del Espanyol y no toda, porque también me dedico a seleccionar lo que consumo. Me da pena, porque me gustaba la pasión con la que seguía este deporte, pero no me ha quedado otro remedio. Es lo que me han obligado a hacer, gracias a lo que se está convirtiendo nuestro fútbol: un generador de odio y de enemigos. Y todo por una guerra absurda, basada en unos simples colores, donde lo que menos importa es el daño que se nos hace a nosotros, los consumidores de la información basura.

Por eso, mientras más veo en lo que se está convirtiendo nuestro mediatizado fútbol más me gusta y me centro en el Espanyol. Por eso, mientras más veo en lo que se está convirtiendo nuestro mediatizado fútbol más me gusta el Espanyol y más orgulloso de estar alejado de este circo.





Igualdad vs. Respeto

26 10 2009

igualdad: 1. f. Conformidad de algo con otra cosa en naturaleza, forma, calidad o cantidad.

respeto: 2. m. Miramiento, consideración, deferencia.

Lee el resto de esta entrada »





La leyenda urbana continúa

13 09 2009

Espanyol

Un año más se ha demostrado que nuestro campo es el mini-Santiago Bernabeu. Un año más se ha demostrado que los pericos no somos más que merengues disfrazados que nos ponemos rayas azules para pasar disimulados por la Catalunya culé. Un año más ha quedado demostrado que el Madrid, cuando viene a nuestro campo, juega casi como en casa. Y todo esto se demostró ayer.

Lo demostramos cuando todo el campo pitamos al Madrid cuando dieron su alineación por megafonía. También lo demostramos con la pitada que se llevó el equipo cuando saltó al césped. Posteriormente con la pitada que se llevó Cristiano Ronaldo o Raúl, también demostramos lo merengues que somos. Cuando Pareja le hizo la primera entrada a Crisitano Ronaldo y el público la aplaudimos, también quedó patente que el sentimiento perico es una máscara del sentimiento merengue. También quedó demostrado cuando cada vez que la afición merengue animaba a su equipo, nosotros, los supuestos pericos, silvábamos o animábamos al Espanyol mucho más fuerte.

Pero, por si acaso había dudas, decidimos demostrarlo una vez más de forma más clara. Con el segundo gol del Madrid, un sector merengue comenzó a celebrarlo. Desde la afición supuestamente perica se les comenzó a reprochar, hasta que uno de estos aficionados nos obsequió con un gesto, a ambas manos, levantando sólo el dedo corazón. A partir de ese momento, comenzaron los reproches, los insultos, lanzamientos de objetos a los aficionados del equipo rival e incluso le vaciaron una botella de agua. Así, hasta que todo terminó con seguridad llevándose al personaje en cuestión.

Hace tiempo los medios de comunicación comenzaron a difundir esta gran mentira basada en información fuera de contexto con el único objetivo de hacer daño a nuestra imagen. Muchos años después todavía hay incultos que siguen haciendo la bola más grande y difundiendo la mentira con la misma razón: seguir haciéndonos daño. Gracias a Dios, ahí estamos nosotros para demostrar que las cosas no son así. Ahora hace falta que que la gente lo quiera ver y los medios de comunicación deshagan el daño que hicieron hace mucho tiempo.





Marketing, comunicación e imagen

21 07 2009

Es cierto que somos un club que, a diferencia de muchos otros, no tenemos altavoz. Podríamos contar con los dedos de una mano (y parte de la otra, si me apuras mucho) los medios de comunicación que se hacen eco de todas las acciones que realizamos. Fuera del entorno perico seguro que casi nadie sabe, entre otras cosas, que fuimos unos de los primeros clubs (no me atrevo a decir el primero) que llevó gratuitamente un mensaje social en la camiseta o que tenemos un proyecto que se llama Pericos solidaris que se encarga de realizar acciones para ayudar a proyectos de diversas ONGs (que van desde proyectos en Perú, hasta proyectos en el Raval de Barcelona). Pero en este post no hablaré sobre esto sino sobre, ¿hace el Espanyol todo lo necesario para generar una buena comunicación externa y generar una buena imagen de marca?

Creo que en los últimos años se ha hecho bastante trabajo desde el departamento de Marketing del club, pero todavía falta mucho camino por recorrer. Cierto, también, que tampoco tenían el listón muy alto. No es difícil hacer las cosas bien sobre un tema del que no se había hecho nada hasta el momento. Pero si repasamos el trabajo hecho hasta ahora, creo que no ha pasado de:

  • Comunicación y gestión del traslado a Cornellà-El Prat.
  • Diversas acciones de integración a colectivos inmigrantes (como las jornadas de Argentina, Mexico o Ecuador)
  • El campeonato Nostra Catalunya.

Evidentemente otra serie de acciones más comunes como el sponsor de la camiseta, asistencia a conferencias y seminarios, etc. ¿Pero es esto suficiente?

¿Porqué no tenemos todavía presencia en sitios tan importantes como el centro de Barcelona o el aeropuerto de El Prat? ¿Porqué un domingo por la mañana, con las inmediaciones de Montjuich plagada de turistas y gente paseando, tenemos la tienda cerrada? ¿Porqué no somos capaces que nuestra equipación sea Adidas, por ejemplo, y no Uhlsport (con todos mis respetos a esta marca)? ¿Porqué presentamos a Nakamura, un jugador “mediático”, con las camisetas del año pasado? ¿Porqué no realizamos una campaña de captación de socios, aficionados y simpatizantes impactante en medios masivos como prensa, radio y/o televisión o mediante acciones de street marketing? ¿Porqué tenemos un merchandising que no pasa de la equipación oficial del equipo y de los artículos típicos, en vez de estar acorde a los tiempos que corren?

Está claro que muchas de estas acciones, desde el punto de vista económico, son gastos, pero desde el punto de vista empresarial es una inversión muy importante en comunicación, y sobre todo, en generación de marca e imagen.

Seguro que hay muchas más acciones de marketing y comunicación que no he puesto y que se podrían añadir, pero todas estas son suficientes para preguntarse, ¿porqué el club no se toma en serio un tema tan importante como este que nos podría reportar muy buenos beneficios futuros?