Atlético de Madrid

6 05 2016

atletico de madridSon las 10 de la mañana. Estoy en mi escritorio a punto de empezar a estudiar y hacer los deberes. Lo tengo todo listo: los libros del instituto, los apuntes, el material que necesito. Pero todavía falta algo para poder estar concentrado en mis deberes, me falta mi charla con él.

Cada mañana mi abuelo viene a casa y previo saludar a su mujer, mi abuela, sube directamente a mi habitación. Nuestra charla matinal diaria se ha convertido en una tradición sagrada para ambos. Escucho como suena el timbre, su saludo, sus pasos mientras sube las escaleras y lo veo entrar por la habitación. Como de costumbre se sienta en el borde de la cama, mientras yo giro mi silla.

Historia, geografía, matemáticas, a veces un poco de política… Hablamos un poco de todo, pero sobre todo hablamos de fútbol. Él me habla de su Atlético de Madrid y yo le hablo de mi Espanyol. Si es lunes, hablamos de cómo nos fue la jornada. Si es viernes, de cómo se presenta la jornada. Si es entre semana, cualquier tema es bueno para hablar de nuestros equipos. Somos sufridores y nos entendemos perfectamente.

El gran problema que tuvo siempre mi abuelo es que mi padre se le adelantó. Siendo mi padre socio del Espanyol, con la edad aproximada de 9-10 años (no recuerdo cuántos años tenía cuando pisé Sarrià por primera vez, pero por ahí está) me comenzó a llevar a Sarrià. Fue el ambiente de Sarrià, la sensación que desprendía entrar en aquel campo lo que me hizo perico. Finalmente fue la final de la UEFA de Leverkusen lo que me hizo decidir que yo quería ser perico. Pero si mi padre no hubiese sido perico o no me hubiese llevado al campo, probablemente hoy sería colchonero.

Todas esas charlas diarias con él me hicieron sentir algo especial por el otro equipo de Madrid y verlo como un equipo diferente a los demás. Para mi, Atlético de Madrid era sinónimo a mi abuelo.

El destino, la suerte o el puro azar ha hecho cruzarme con otros colchoneros que han ido reforzando ese sentimiento. Como mi primo Sergio, al cual mi abuelo sí que pudo llegar a tiempo para inyectarle la pasión. Como mi suegro, otro colchonero sufridor con el que también pasé muchas horas de charla hablando de nuestros equipos y con el que asistí, como otro colchonero más, a la final de la Copa del Rey del 2010 jugada en el Camp Nou contra el Sevilla. O como Miguel, un compañero de trabajo con una afición al equipo colchonero comparable a la que transmitía mi abuelo o mi suegro.

Mi abuelo y mi suegro ya no están aquí entre nosotros para seguir transmitiéndome esa pasión por los colores rojiblancos. Tampoco les puedo contagiar mi pasión perica porque, aunque nunca me lo dijo, algo perico era 🙂 Pero siempre llevaré conmigo esa parte de pasión rojiblanca que me cedieron de por vida. Por eso, siempre voy a ser colchonero.

Si nunca hubiese pisado Sarrià ahora sería colchonero.

Cuando veo al Atlético de Madrid jugar, siempre veo a mi abuelo entrar por la puerta, un día más, a sentarse en el borde de la cama y hablar conmigo de su Atlético de Madrid.





Reservado el derecho de admisión… a culés

16 12 2010

Por segundo año consecutivo se va a “prohibir” la asistencia de culés al campo de Cornellà, a raíz del tristemente famoso incidente de las bengalas protagonizado por unos indeseables que ni aman el fútbol, ni el deporte. Es una radical decisión tomada por nuesta directiva que, como todas las decisiones, trae una polémica que la acompaña.

En primer lugar quiero destacar que he puesto la palabra prohibir entre comillas. Esto es porque, lo que se dice prohibir, en la estricta definición de la palabra no se prohibe la entrada a nadie. No sé exactamente cómo lo van a gestionar este año, pero creo que es igual que el año pasado, donde no se prohibió la entrada a nadie. Simplemente lo que se hace es vender entradas a socios. Aficionados culés pueden ir y nadie se lo impedirá, pero siempre y cuando conozcan a un socio periquito. Es decir, todo aquel que quiera ir, sea del equipo que sea, sólo podrá ir si es a través de un socio periquito que le compre las entradas. El año pasado ya se vieron culés por Cornellà y este año seguramente que se volverán a ver. ¿Qué se consigue con esto? Que alguien se haga responsable de los actos. Si alguien va al campo a través mío y la lían, yo seré el directo y único responsable de los actos realizados.

Aficionados culés los ha habido toda la vida en nuestro campo. Recuerdo cómo en el Gol de General mitre (nunca supe si era el norte o el sur… aunque ahora en Cornellà  sigo sin saber en qué gol estoy) estaban entre los aficionados pericos sin ningún tipo de problema, ni altercado. Recuerdo ver aficionados culés mezclados entre los pericos en Montjuich. Al menos por mis zonas lo máximo que he visto es cómo un aficionado culé, con su camiseta, se llevó una lluvia de bolas de papel, nada más. Mientras que sí que he visto cómo a un aficionado merengue se lo tuvo que llevar seguridad porque peligraba su integridad física.

En segundo lugar, estoy de acuerdo que algo había que hacer y ya se vio que el vender las entradas por ServiCaixa (como se hace en cualquier otro partido) no funcionó y no se supo gestionar, ni controlar bien. Así que alguna acción había que tomar. Pero yo no hubiese tomado la medida que ha tomado la directiva. No sé si es la mejor que se ha podido tomar, no sé si se ha consensuado junto con el Barcelona o las razones, pero desde mi posición no es la mejor solución. Personalmente, creo que los aficionados culés también deberían poder entrar, como han hecho toda la vida en Sarrià y Montjuich, y que lo que se debería haber hecho es ceder entradas al Barcelona y ellos, responsabilizarse de sus seguidores. Ellos los conocen, que ellos decidan a quién venden y que ellos se responsabilicen. Posiblemente la medida actual busca calmar los ánimos durante unos años antes de volver a la situación normal. Posiblemente lo que busque es dispersar los aficionados para que no haya grandes grupos que, a fin de cuentas, son los que la suelen liar. Pero, a priori, para mí no es la mejor solución y, como habitualmente, “prohibir” es la peor de las soluciones





Haciendo memoria

26 01 2010

Fuente: pericosonline.com

A raíz del partido que ha enfrentado, este pasado domingo, al Espanyol contra el Mallorca en el Estadio de Cornellà-El Prat, he recordado mis inicios como perico.

No recuerdo qué temporada era, ni qué edad tenía yo. No recuerdo qué entrenador teníamos, ni cuáles eran nuestros jugadores. No recuerdo si íbamos bien en la liga o si íbamos dando pena, como últimamente. Ni siquiera recuerdo cuál fue el resultado del partido. Mi único primer recuerdo como perico es que fui a ver un Espanyol-Mallorca a Sarrià. Ese fue el primer partido que vi (al menos el que mi memoria me dice). Sólo me recuerdo a mí en el gol de General Mitre (creo que era el Gol Norte, pero después de tantos años, nunca tuve claro si yo estaba en el Gol Norte o en el Sur) y que mi padre me tuvo que aclarar que el Espanyol no era el equipo que iba de rojo. Ahí se acaban mis primeros recuerdos como perico.

No recuerdo si fue la misma temporada o no, pero tengo ligeros recuerdos  de ese gran entrenador que tuvimos, llamado Xavier Azkargorta y después mis siguientes recuerdos claros ya son de la liga del play-off, la temporada 1986-1987, donde yo ya tenía 10 años. Recuerdo, de esa temporda, girarme a las banderas y ver siempre, con orgullo, la del Espanyol en tercera posición, sólo superada por el Barcelona y el R. Madrid. Recuerdo finalizar la liga regular y pensar que el Espanyol lucharía por el título en el play-off y recuerdo cómo iba pasando el play-off y seguía viendo la bandera del Espanyol en tercera posición. Como ya sabemos, terminamos clasificándonos para la UEFA de Leverkusen. Mis primeros recuerdos me dicen que teníamos jugadores como Lauridsen, N’Kono, Ernesto Valverde, Miquel Soler, Golobart, Orejuela, Job, Pichi Alonso, Iñaki o, el que era mi ídolo, Michel Pineda. No sé si era un gran equipo o no, pero en mi memoria ha quedado que era un equipazo. En definitiva, me dice que quedamos terceros de una Liga y llegamos a la final de la UEFA.

Por lo tanto, cada vez que jugamos con el Marllorca me vienen buenos recuerdos a mi mente de mis inicios en la militancia perica. Aunque no puedo evitar que sea un equipo que me produzca una sensación agridulce ya que, no sólo fue el equipo con el que empecé mi militancia perica, si no que también es el equipo con el que viví mi primer descenso a senguda.





Tornem a casa !!

3 08 2009
Cor blanc-i-blau

Cor blanc-i-blau

12 años han pasado, 12, pero ya estamos en casa. El momento se ha hecho esperar, pero aún así ha merecido la pena. En 12 años hemos cambiado de gobierno varias veces, han terminado guerras y han empezado otras nuevas, la tecnología ha seguido avanzando a pasos agigantados. 12 años son suficientes para haber cambiado la sociedad por completo y todo éste ha sido el tiempo que hemos tenido que necesitar para volver a nuestra casa, a nuestra añorada casa, a esa casa que perdimos aquel fatídico 20 de septiembre de 1997 por culpa de una nefasta gestión de la directiva de nuestro club y de la necesidad de algún ex-accionista mayoritario en recuperar su dinero. Ayer, 2 de agosto del 2009, pasará nuestra historia por ser el día que volvimos a la tierra prometida, a nuestro teatro de los sueños. Cuando hace 12 años todos nos daban por muertos, no sólo hemos demostrado que no es así, sino que ayer demostramos que estamos más vivos que nunca.

Ayer pudimos todos disfrutar de una jornada inolvidable, impresionante y, sobre todo, muy, muy emotiva. No hay palabras para describir lo que pudimos vivir ayer, hay que vivirlo. Las sensaciones vividas viendo el campo de lejos y que cada paso que das es un paso más cerca que estás del sueño hecho realidad y del momento esperado durante tantos años. Las sensaciones vividas al llegar y estar frente la puerta. Las sensaciones vividas mientras te das una vuelta por las afueras del Estadio. Las sensaciones vividas cuando ves por primera vez el interior, el césped, las gradas,… Todas estas sensaciones no tienen palabras que las describan. O las vives o te las pierdes.

Agradecer a la directiva y a los responasbles del evento de ayer por los resultados conseguidos. No podían haber sido mejores. Una ceremonia sencilla, pero muy cargada de significado y emociones:

  • El vídeo inicial donde Raquel Mateos y David Balaguer nos hacen un repaso de Sarrià y la transición hasta Cornellà.
  • Toda la escenografía realizada por los voluntarios donde, entre otras cosas, formaron el corazón blanquiazul que acompaña este post.
  • La escenografía sencilla, pero moderna y cargada de significado, llevada a cabo por la Fura dels Baus.
  • El simbolismo de sembrar un trozo de césped de Sarrià y Montjuich en Cornellà.
  • El gran homenaje que se hizo a todos los jugadores que jugaron tanto en Sarrià como en Montjuich.
  • Hacer sonar el You’ll never walk alone y haciéndole, así, un pequeño guiño al equipo y afición rival.
  • Y el vídeo final donde se hizo un repaso final de toda la historia del Espanyol y de todos los grandes jugadores y grandes momentos vividos en ambos Estadios.

Pero, a pesar de todo, no podemos olvidarnos que en Montjuich hemos pasado los mejores años de nuestra historia más reciente. Hemos ganados dos copas del Rey y hemos llegado a una final de la UEFA. Hemos crecido social y deportivamente y hemos crecido como club. Por eso, a pesar del mal campo que ha sido, nunca podremos olvidarnos de él.

Eso sí de quien nunca nos olvidaremos es de nuestro querido y añorado Sarrià.