Tamudo: gol en catalán

1 02 2011

A principios de esta temporada, Tamudo se marchó del Espanyol después de haber pasado, prácticamente toda su vida deportiva ligada al Espanyol. Aquí hizo historia y marcó una época y con su marcha se cerró un ciclo en el Espanyol. Pero el domingo se hizo leyenda. Escribió su nombre con fuego en la historia del fútbol catalán.

Con su gol 133 de su carrera profesional, Raúl Tamudo se convirtió en el máximo goleador catalán de la historia del fútbol. Desde ayer, no sólo el primer gol de la historia de la Liga española es perico, sino también el nombre del máximo goleador de la historia de la liga española y del fútbol catalán.

Puede hablar más o menos. Puede caer más simpático o más antipático. Puede gustar más o menos. Pero hay un tema que es objetivo y nadie puede dudar y es que Tamudo ha dejado de ser historia, para ser leyenda. 133 goles lo demuestran. Lo dice uno al que nunca le calló muy simpático Tamudo.





Pochettino: Notable

22 06 2010

Después de más de una temporada como míster de nuestro equipo, creo que Poche, por el momento, ha pasado la situación con una nota bastante alta. Todo es mejorable, dado que la perfección no existe, y nunca me gusta poner las notas más altas pero, aún así, aunque Pochettino nos ha demostrado que tiene muchos conceptos tácticos y no tan tácticos por mejorar pienso que, durante esta temporada y media, la nota que se merece es de Notable.

Su primera temporada con nosotros no merece lugar a dudas que rozó la Matrícula de Honor. Llegó a un equipo y un club que estaban hundidos. Jugadores, directiva e incluso afición estábamos todos hundidos anímicamente. Nadie creía en el milagro y todos nos veíamos en segunda. Sólo era cuestión de tiempo y que el sufrimiento fuese lo más leve posible. Después de Márquez y Mané, la directiva pensó en Pochettino, desde mi punto de vista, más de cara a la siguiente temporada en Segunda que pensando en que nos salvase. Pero llegó y consiguió el milagro, recuperó anímicamente a todo el mundo y provocó lo que realmente es una REMUNTADA. En 10 partidos, pasamos de estar hundidos y no contar para nadie, a jugar la última jornada tranquilos y con la salvación matemática. Lástima que, fuera del entorno perico, no se le haya sabido reconocer la gesta que consiguió, a excepción de Guardiola.

Esta temporada ha sido diferente y el equipo no ha lucido tanto como en la REMONTADA de la temporada pasada, pero también Pochettino ha tenido que lidiar con situaciones muy complicadas y lo ha hecho de forma más que exitosa.  La muerte de Dani Jarque y el golpe anímico para los jugadores, el comenzar la temporada sin pretemporada, perder de un plumazo la columna vertebral del equipo, el affaire Tamudo, los bluff Nakamura y Pillud, perder a Javi Márquez cuando comenzaba a funcionar, multitud de lesiones contínuas, tener que apostar por la cantera, reinventar el equipo varias veces… demasiados problemas a resolver, demasiados problemas en una temporada. Cierto que ha habido otros problemas que no ha sabido resolver satisfactoriamente como los partidos fuera de casa o la no óptima gestión de la falta de gol. Aún así creo que ha conseguido grandes cosas como conseguir un equipo defensivamente solvente, hacer que el equipo funcione en casa o conseguir que nos ilusionemos con la gente de la cantera. A pesar de todo esto, hemos podido disfrutar de una temporada relativamente tranquila.

Espero que el año que viene sea más tranquilo y podamos ver trabajar, de una vez por todas, a Pochettino con tranquilidad y tiempo. Con una pretemporada, con un equipo sin sobresaltos desde el principio y con la experiencia del año pasado. Cualquier cosa que se quiera conseguir con el Espanyol siempre nos cuesta el doble o el triple de esfuerzo, pero estoy convencido que el Sheriff es el Míster de futuro que necesitamos y con el que creceremos en los próximos años. Aunque no sé si soy muy objetivo, teniendo en cuenta que Pochettino ha sido uno de los pocos jugadores que he considerado lo más próximo a un ídolo (ni siquiera Tamudo).





Final de curso: Aprobado

20 05 2010

Se acabó la temporada y, por lo tanto, es el momento de poner notas y hacer valoraciones. Hemos escuchado todo tipo de valoraciones, incluso hemos tenido que escuchar, sin reirnos, el notable alto que nos puso nuestro presidente (así nos va…), pero yo estoy con nuestro míster Pochettino, en decir que ha sido una temporada de Aprobado. No sé si alto o por lo pelos, pero aprobado, al fin y al cabo.

No hemos hecho una gran temporada, pero también es cierto que ha sido una de las temporadas más tranquilas que hemos vivido últimamente. Deportivamente, hemos estado toda la temporada en la mitad de la tabla aunque mirando siempre para abajo, algo que no es para tirar cohetes, pero para poder hacer una buena valoración hay que tenerlo todo en cuenta y, en el aspecto extradeportivo, esta ha sido una temporada para olvidar.

Todo empezaba bien. Estrenábamos campo nuevo, De la Peña parecía que volvía a ser el de siempre, los fichajes de Nakamura y Verdú prometían que aumentaban el nivel del equipo y ganábamos 3-0 al Liverpool en un gran partido de inauguración. Empezaba una temporada con la columna vertebral de siempre (Kameni-Jarque-De la Peña-Tamudo) complementada con fichajes de cierta calidad (Verdú-Nakamura) mientras que se hacía la transición al futuro (Javi Márquez-Ben Sahar) Pero todo ser torcía el 8 de agosto, con la muerte de Jarque. Ese día se rompió la pretemporada (el equipo estuvo 1 semana parado y casi no tuvo partidos de pretemporada), el equipo llegaba anímicamente destrozado y se rehacía la defensa (se perdía al capitán y pilar de la defensa y Pareja tenía que asumir un nuevo rol de forma inesperada). Por lo que empezábamos la temporada fuera de forma física y anímica.

Después de un mal inicio, parecía que el equipo se recomponía y estaba 7 partidos sin perder. Entonces explotó el caso Tamudo, lo que desencadenó otro bache deportivo (eliminados de la copa del rey, varias derrotas seguidas y algunas abultadas como con Racing y At. Madrid) y el quedar el jugador apartado. Otro componente de la columna vertebral fuera. Por si fuera poco, De la Peña se lesiona y se pierde la temporada, Nakamura no se adapta y Pillud y Roncaglia resultan ser los fichajes toya a los que ya nos tienen acostumbrados esta directiva. En unos pocos partidos el panorama cambia, el equipo se queda sin columna vertebral y hay que comenzar a inventar. Se tiene que fichar a un delantero en invierno, se le da la batuta del equipo a Javi Márquez, un jugador de la cantera sin experiencia en primera y en defensa tienen que entrar dos jugadores más del B: Didac Vilà y Víctor Ruíz.

Pero todavía no estaba dicho. Cuando Javi Márquez comienza a asentarse, se lesiona para toda la temporada. Y volvamos a comenzar. Otra vez a recomponer el equipo, por el centro del campo.

Ha sido una temporada difícil y eso hay que tenerlo en cuenta y como temporada de transición se puede aceptar, aunque ahora sólo tenemos un camino y es crecer. Tenemos que coger las cosas positivas que han sucedido esta temporada y construir una base con ellas: aumento de masa social, un nuevo campo que ha resultado ser un fortín y el debut y descubrimiento de grandes jugadores del B. Sólo esta temporada ya han debuta en el primer equipo Víctor Ruíz, Didac Vila, Raúl Baena, Javi Márquez y Jordi Amat.





Tamudo, el fin de un ciclo

10 05 2010

Ya es sabido, y lo he dicho alguna que otra vez, que ni soy, ni he sido nunca Tamudista. Nunca he sido un idólatra, ni me gustan los ídolos. Principalmente porque, aunque es cierto que el éxito de un club lo hacen los jugadores, pienso que la entidad debe estar por encima de cualquier persona. Pero si que sé reconocer el trabajo de los buenos y grandes jugadores que marcan épocas.

Equivocadamente, o no, llevo un par de años pensado que el ciclo de Tamudo en el Espanyol había finalizado y que ya era hora de pasar página y empezar un época nueva. Este fin de semana, esta temporada, se ha cerrado un ciclo en el Espanyol. Posiblemente uno de los mejores ciclos que hemos tenido con dos Copas del Rey y una final de la UEFA, sufrimientos a parte. Un ciclo que siempre estará ligado a un nombre y apellidos: Raúl Tamudo Montero.

Ayer se terminó la era Tamudo del Espanyol, ahora es momento de empezar una nueva era, con nuevos referentes, con nuevos objetivos. Ahora es el momento de la historia que siempre recordará a Tamudo por:

  • Ser el jugador del Espanyol que más partidos ha jugado en el club.
  • Ser el único jugador que ha pisado los tres campos.
  • Ser el máximo goleador de la historia del Espanyol con 129 goles.
  • Ser el tercer máximo goleador español en activo (sólo por detrás de Raúl González y David Villa).
  • Ser el segundo máximo goleador catalán de la historia del fútbol (sólo superado por Joaquín Murillo, ex-jugador del Zaragoza, con 132 goles).

Y pasarán a la historia goles tan importantes como el del día de su debut contra el Hércules, donde un bonito gol sirvió para darnos la victoria y la tranquilidad de cara a una permanencia que se estaba complicando.

Pasará a la historia uno de los goles más importantes marcados por Tamudo, que nos dio una Copa del Rey, después de 60 años:

E incluso goles tan bonitos como el marcado hace unas temporadas al Sevilla y que tan poca importancia mediática se le dio:

Por todo esto y por mucho más, muchas gracias Tamudo por todo lo que has hecho para el Espanyol, por tu club. Pero ahora ya es momento de pasar página, mirar al futuro y empezar un nuevo ciclo y una nueva temporada.





Por fin acaba

28 04 2010

Faltan tres semanas y cuatro jornadas para que se acabe una de las, posiblemente, termporadas más tranquilas que recuerdo en los últimos años. Pero aún así sólo me sale decir “Por fin se acaba”. Ni la temporada pasada, en la que sufrí tanto y me encontré solo ante tal sufrimiento, tuve esa sensación.

Por fin se acaba la temporada que peor ha empezado, posiblemente, en toda nuestra historia, con la muerte de nuestro capitán, Dani Jarque, de forma tan inesperada y traumática y que tanto marcó el inicio. Por fin se acaba la temporada en la que, por diferentes razones, se perdió la base sobre la que se tenía que construir nuestro equipo de la temporada (Jarque – De la Peña – Tamudo). Por fin se acaba la temporada en la que casi no funcionó ninguno de los fichajes realizados (Nakamura, Pillud, Chuck Norris Roncaglia), a excepción de Joan Verdú y Dani Osvaldo, y Pochettino tuvo que echar mano de la imaginación para salir airoso como ha podido. Por fin se acaba la temporada en la que explotó el caso Tamudo y ninguna de las partes supo gestionarlo bien. Por fin se acaba la temporada en la que todo apunta a que seremos el único equipo en que no nos habrán pitado ni un solo penalty a favor, a pesar de haber tenido muchas oportunidades de haberlo hecho. Por fin se acaba la, posiblemente, peor temporada fuera de casa y que nos ha impedido luchar por cotas más altas. Por fin se acaba la temporada en la que, un año más, nos han catalogado de todo por no haber perdido contra el Barcelona. En definitiva, por fin se acaba una temporada donde han ocurrido demasiados problemas extradeportivos que han superado a los deportivos e, incluso, a veces han podido llegar a afectar.

Por suerte, también siempre podremos decir que por fin se acaba la temporada en la que volvimos a tener casa propia. O que por fin se acaba una temporada en la que pudimos ver explotar a unos jóvenes prometedores y que casi la mitad de nuestro once titular estuviese compuesto por chavales del filial (aunque nadie nos lo sepa reconocer): Didac Vila, Víctor Ruíz, Javi Chica, Javi Márquez, Raúl Baena, Moisés Hurtado.

Esperemos que la temporada que viene no tengamos que dar gracias, otra vez, a que se acabe la temporada.





El poder del vestuario

10 12 2009

Que si se hace la cama al entrenador, que si los clanes del vestuario, que si es el cáncer del equipo… Son muchas las frases, rumores y leyendas urbanas que giran en torno a los vestuarios de los clubs de fútbol. Y el vestuario del Espanyol no sólo no es una excepción, sino que, posiblemente, es uno de los vestuarios que más fuertes y conocidos son estos rumores. Pocos equipos (o ninguno) hay en los que más se hable de su vestuario y más importancia tenga.

La verdad es que, en los últimos años, muchas cosas raras han estado pasando. Jugadores que se marchan sin explicación. Entrenadores que pasan de ser buenos y conseguirnos grandes éxitos a ser malos a no querer renovar (Lotina o Valverde). Pero no se puede afirmar nada o yo, al menos, no me atrevo a afirmar. No me atrevo afirmarlo porque también es cierto que tenemos una de las peores directivas, en el aspecto deportivo. Y no me atrevo a afirmar nada porque no estoy dentro del vestuario para saber qué se hace o se deja de hacer o qué se dice o se deja de decir.

Pero es que tampoco lo ponen nada fácil para que los rumores se acaben. Comenzamos la temporada con dos derrotas en la que, a pesar de perder, no se jugó mal y se apuntaban maneras, sobre todo en el partido del Madrid. Después se encadenaron una serie de partidos sin perder y donde se hacía un buen juego, sólo faltaba el punch final: Deportivo, Málaga, Xerez, Villareal, Tenerife, Sevilla, Valladolid y Sporting. Jornadas de las cuales 7 ellas se estuvo sin perder, en las que se consiguieron 13 puntos y en las que en casi todas se hizo un buen juego. Incluso perdiendo con el Sporting se jugó bien y se veía que el equipo podía mejorar a medida que pasase la temporada.

Pero entonces pasó lo que pasó: el affair Tamudo. Se lió un pitote que el club no supo controlar y que se le fue a todos de las manos. Entonces fue cuando Pochettino hizo una reunión de vestuario de dos horas en la que, no se sabe lo que se habló pero, el resultado fue un Tamudo titular. Desde entonces, casualidad o no, sólo se conoce la derrota, ni siquiera el empate, ya no sólo no se marcan goles sino que se juega fatal, el medio de campo no existe y la defensa sólo encadena un fallo detrás de otro, cuando era una de las más sólidas y menos goleadas. Y todo esto, acabando con dos humillantes 4-0 con, posiblemente, dos de los peores equipos de Primera División.

¿Qué pasó en aquella reunión? ¿Qué se habló o qué se decidió? ¿Alguien se ha puesto nervioso desde entonces? No sé, pero lo que está claro, que no ayudará a acallar los rumores existentes sobre el vestuario del Espanyol. Una reunión, un Tamudo titular y comienzan los problemas.





El gen autodestructivo

16 10 2009

hongo2En ocasiones parece que los catalanes tenemos un gen autodestructivo que hace que nos sea imposible que todo vaya bien y vivamos en paz al 100%. O al menos en el aspecto deportivo. Cuando todo va bien, cuando las cosas van rodadas, tenemos que estropearlo todo de la forma más tonta y más absurda. Este ejemplo lo podemos vivir estos últimos tiempos en los clubes deportivos más importantes de Catalunya.

Nuestros vecinos, después de conseguir un buen equipo, ganar el triplete y parecer que este año seguiran arrasando, tienen que sacar a la luz y remover toda la trama de los espías que hace casi medio año que sucedió. Ahora, cuando no viene a cuento, cuando todo les funciona bien, cuando pueden hacer historia, sale el gen catalán autodestructivo para enturbiar un poco la situación. Pero no me entretendré más porque, al no ser un caso que sigo, no lo conozco en detalles.

Pero es que nosotros no andamos muy lejos. Empezamos una temporada ilusionante que puede hacer historia. Estrenamos campo, socialmente estamos que nos salimos marcando récords y tenemos un equipo que, deportivamente, nos permite hacernos ilusiones. En definitiva, estamos en una situación inmejorable para marcar un punto de inflexión en nuestra historia… pero ahí es donde entra el gen catalán autodestructivo para enmerdarlo y se vaya todo al garete. Antes de nada, quiero avisar que no soy tamudista y que, a pesar de reconocer todo lo que Tamudo ha hecho por el Espanyol y que ha hecho historia, es un jugador que nunca me ha hecho mucha gracia.

¿Es necesario todo el show que se está montando en torno a Tamudo? ¿Es necesario que la directiva del club monte una rueda de prensa multitudinaria para desmentir las palabras de un representante de fútbol? ¿Desde cuando se han hecho caso a las palabras de un representante? Si todos sabemos cómo son. Si todos sabemos que la intentan liar siempre, sólo para conseguir sus objetivos, ¿fue necesario enmerdarla tanto? Pero como no hubo suficiente, ¿tuvo que salir Tamudo, que hacía más de un año que no hablaba públicamente, para llamar mentirosos a los directivos que salieron hablando y, así, terminar de enmerdar más la situación?

Todas las partes se llaman mentirosos mútuamente y todas las partes reafirman verdades (suyas) que contradicen a las del otro, de forma tan rotunda y contundente que hace pensar. No me creo a nadie. Está claro que alguno miente, pero no me creo a ninguno. Todos buscan sus intereses y que se resuelva sin que ellos parezcan el malo de la película. El club, si se quiere deshacer de Tamudo, lo intentará hacer de forma que nadie se les eche encima de haber echado a un jugador que ha marcado historia en nuestro club. Si Tamudo se quiere marchar, lo intentará hacer sin que nadie le eche en cara que abandonó al club que lo formó, justo en el ocaso de su carrera.

Mi opinión es que Tamudo no es el que era y, aún así, cuando Tamudo era el que era, con un poco de esfuerzo y voluntad, por parte del club, hubiésemos encontrado o formado jugadores mejores que él. Tamudo, en los últimos años, ha demostrado que fuera del campo no se merece ser capitán, ni estandarte de nada. Pero aún así, no me importa que se quede y se retire en el Espanyol, como reconocimiento a su carrera. Pero que no monten el espectáculo cirquense que están montando. Que lo resuelvan donde tienen que hacerlo, en los despachos.

A mí sólo me interesa el aspecto deportivo y social de nuestro club y lo demás, que lo resulvan sin montar un circo mediático. Por eso digo: Sr. Duran, Sr. de la Cruz, Sr. Planes y Sr. Tamudo, VÁYANSE TODOS A LA MIERDA y déjenos en paz.