¿Sin tradición futbolística?

3 01 2014

Amsterdam ArenaComo muchos sabréis, a principios del 2011 mi mujer y yo decidimos vivir una experiencia internacional y en Febrero recaíamos en tierras holandesas, donde estuvimos viviendo un año. Como buen amante del fútbol que era (sí, hablo en pasado. El fútbol actual se ha convertido en un circo que no me gusta y me tiene bastante decepcionado y desilusionado), pensé que quería aprender un poco sobre cómo era y se vivía el fútbol en tierras holandesas (que al final no pasó).

Uno de los primeros días tuve la oportunidad de hablar con un holandés sobre el equipo de fútbol local de la ciudad donde yo estuve viviendo, el HFC Haarlem. Me comentó que aún habiendo sido un equipo histórico de Holanda, habiendo ganado una Eredivise o habiendo tenido entre sus filas a jugadores como Ruud Gullit, finalmente hacía poco que había tenido que desaparecer. ¿Razón? Según me explicó, la tradición futbolística en Holanda es un poco especial y comentaba que teniendo Alkmaar a unos 40km y Amsterdam a unos 15km, los aficionados no encontraban el sentido de seguir al HFC Haarlem, cuando tenían dos equipos potentes (AZ Alkmaar y Ajax) tan cerca. Ésto provocó un menor seguimiento progresivo del club, que acabó en problemas económicos y su desaparición. Incluso me comentó que era muy complicado que una ciudad tuviese más de 1 equipo en la élite (creo que Rotterdam es o era la única ciudad con más de 1 equipo)

Cuando me lo iba explicando me pareció algo muy curioso y (ingenuo de mí), pensé que eso no pasaba en España. Pensaba que qué tradición futbolística tan débil tenían en Holanda que hacía que un equipo desapareciese sólo porque preferían seguir a los grandes. Especialmente teniendo en cuenta que se había tratado de un equipo puntero en el país.

Entonces en el 2012 cambiamos de país y nos fuimos a vivir a Londres. Allí tuve la oportunidad de hablar con varias personas de fútbol, pero la que más me impresionó fue un compañero de trabajo que me dijo con total naturalidad que era seguidor del Brentford, un equipo de la Football League One (equivalente a la 2ª B). Ante mi sorpresa no sólo me lo confirmó, si no que me afirmó que era seguidor del Brentford y sólo del Brentford, con total naturalidad, como si fuese normal. Como en Holanda, pero en el extremo opuesto me extrañó que no me dijese “del Brentford y el Chelsea”, “del Brentford y el Arsenal”, del “Brentford y el Fulham”, … Y volví a pensar que esto en España no pasa, que aquí no me hubiese imaginado un seguidor sólo del Sabadell, del Terrassa o del Alcorcón. Aquí hay que ser siempre de un equipo profesional. Pero nunca llegando al extremo holandés… o eso es lo que yo ingenuamente pensé.

Finalmente volvimos a España y poco tiempo después de estar de vuelta por Barcelona me “topé” con una curiosa conversación en un bar:

– ¿De qué equipo eres? ¿Eres del Barça?

– No

– ¿Del Madrid?

– No

– ¿Entonces?

Se me encendió el radar, vino a mi mente las dos anécdotas anteriores y pensé que probablemente no estamos tan lejos del modelo holandés. Recordé como otras muchas veces yo había sido protagonista de esa conversación en la que la otra parte no entendía que yo sólo fuese de un equipo y que ese equipo no fuese ni el Barcelona, ni el Madrid. Lo que en su momento me pareció muy curioso y extraño me di cuenta que realmente lo tenía demasiado cerca.

Probablemente sea el tipo de tradición futbolística con la que hemos crecido, probablemente nos han hecho ver el fútbol así o probablemente sea nuestra cultura como personas, pero para una persona como yo que sólo entiende la fidelidad a unos colores (alguna simpatía a otro equipo como el At. Madrid hay) y no tener dos equipos, el ganador y el otro, se me sigue haciendo extraño el modelo de tradición holandés o el nuestro y tan normal lo que me pasó en Londres.





Glòria als herois

29 10 2012

fuente: en.wikipedia.org

No sé si por cercanía, por historia o por ese aura de que lo hacen todo mejor, pero Inglaterra es un país en el que siempre nos fijamos para comparar su Liga con la nuestra. Los repartos de los ingresos televisivos (los primeros en aplicar una política que ya están aplicando casi todas las grandes ligas), los horarios (casi todos los partidos se juegan por la mañana o a primera hora de la tarde), sus calendarios pre-establecidos y conocidos desde antes de empezar la temporada. Todo esto son aspectos en los que continuamente nos fijamos para compararlo con la mala organización de nuestro fútbol. Pero hay un aspecto, en especial, con el que siempre nos comparamos: el respeto que tienen a la memoria de sus futbolistas.

Un ejemplo es la imagen que acompaña este post. Se trata del monumento que se puede encontrar en Craven Cottage, en honor al mítico jugador del Fulham, Johnny Haynes. Jugador que dedicó toda su carrera futbolística, 18 años, a jugar en el mismo equipo, el Fulham. Y su equipo se lo agradece haciendo honor a su figura con esta estatua.

Después de 6 meses viviendo en Londres creo que puedo decir que esto difícilmente pasará en nuestra liga. La cuestión no es que sepan homenajear y respetar a los ídolos futbolísticos, es que es algo que lo llevan en la sangre, en su cultura. Si te das un paseo por Londres y observas más allá del Big Ben, Buckingham Palace y Picadilly, verás que hay estatuas por todas partes. Estatuas por los caídos, estatuas a soldados, estatuas a los que ellos consideran héroes de la historia inglesa. Placas azules por toda la ciudad recordando que en esa casa vivió alguien con pasado reconocido (no siempre tiene que ser una celebridad o personaje famoso). Una piedra de origen desconocido, la figura disecada de un gorrión abatido en el primer campo de cricket de Londres, un agujero en el suelo de lo que se supone fue la bañera de la princesa Carolina,… Cualquier excusa es buena para rendir homenaje a la historia, guardarla o mantener la tradición.

Es una cultura con mucho respeto a la tradición y la historia. Y si lo hacen con un gorrión, ¿qué no harán con los futbolistas?