No puedo quejarme de Poche

10 01 2012

Pochettino no es perfecto y podremos quejarnos de él muchas cosas. Podremos no entender ese empecinamiento que parece tener poniendo a Galán en banda derecha, cuando no tiene nivel para jugar en el Espanyol. O puede ser criticable esa obsesión por no cambiar el sistema y no saberse adaptar a según qué rivales y según qué circunstancias de los partidos. También se podría criticar esa manía, muchas veces, de hacer los cambios tarde y, en ocasiones, sin sentido. Pero, a pesar de todo esto y muchas cosas más que se puedan decir, a mi me es imposible quejarme y criticar su trabajo y, a día de hoy, no lo haré. Lo que está haciendo temporada tras temporada no tiene nombre y hay que saber valorar lo que ha hecho hasta el momento.

Desde su primera temporada en el Espanyol sólo ha tenido problemas, todo tipo de problemas, y no sólo ha salido de todos, sino que el equipo, año tras año, parece ir creciendo, en silencio. Cogió un equipo destrozado casi en segunda, sufrió el fallecimiento de un jugador, le han vendido titulares a mitad de temporada, cada verano le venden, al menos, un par más (incluso esta temporada cuatro) y, temporada sí temporada también, tiene que sufrir una plaga de lesiones que incluye hasta los porteros. Y poco a poco, en silencio, sin quejarse de nada, ha ido luchando contra todo.

Ha inculcado al equipo un estilo de juego muy definido, algo que, probablemente, sólo hemos podido ver, en los últimos años, con Valverde o Camacho. Se puede ver una filosofía de cantera, apostando claramente por la gente de filial y dándole, a la gran mayoría, los minutos que necesitan. Y si miramos hacia atrás en el tiempo sólo podemos ver que el equipo ha ido creciendo poco a poco y cada vez más regular. Y todo esto sin quejarse del desmantelamiento que sufre cada año, sin reclamar que así, con falta de recursos, no se puede trabajar y demostrando que trabajando serio se pueden conseguir resultados.

Desde la parte profesional de la gestión de equipos, yo sólo puedo quitarme el sombrero ante Pochettino de cómo está trabajando ante este entorno profesional tan incómodo. Eso no significa que tenga crédito indefinido, al menos por mi parte. Mientras siga trabajando así tendrá toda mi confianza y no me quejaré de su trabajo, cuando haga menos de lo que puede hacer con los recursos de los que disponga…

P.S.: La holgazanería y pereza que tengo últimamente a la hora de escribir posts en el blog han hecho que un post como este, que lo tengo pensado desde hace más de una semana, parece demasiado oportuno después del partido contra el Barcelona.





Pochettino, el nuevo Ferguson… ¿o el nuevo Cruijff?

4 07 2011

Vaya por delante que siempre he odiado las etiquetas típicas de “el nuevo…“, ya que, normalmente, lo único que provocan es una etiqueta comparativa a la persona que termina molestando y poniendo una presión innecesaria. Pero hoy haré una excepción, para hablar de Poche.

Recientemente, una vez finalizada la temporada, se confirmó su renovación como técnico nuestro hasta el 30 de junio del 2014. Se lleva bastante tiempo hablando y, sobre todo, después de esta renovación, si Pochettino iba a ser el nuevo Ferguson, en el sentido de si se iba a eternizar como entrenador del Espanyol más años de lo que ha hecho Dani como presidente. No sé si será nuestro nuevo Ferguson, pero no podemos negar que para el éxito y estabilidad de cualquier proyecto, su director debe estar el mayor tiempo posible, con el mayor poder posible.

Pero, pocos días después, tras varios mensajes intercambiados con mis colegas pericos David (Pericodemollet) y Kristian, intentando, como de costumbre, arreglar el mundo perico, me asaltó una pregunta a raíz de unos comentarios realizados por mis compañeros, ¿y si en vez de nuestro nuevo Ferguson, está siendo nuestro nuevo Cruijff? Me explico…

Cruijff, cuando llegó al Barcelona hace unos 20 años, provocó una auténtica revolución en la sección deportiva del club. Revolucionó y renovó el vestuario, impuso una filosofía de fútbol y aplicó cambios en el fútbol base para que siguiesen y trabajasen bajo la misma filosofía futbolística del primer equipo. Todos estos cambios implicaron una mejora a corto plazo en aquellos años, aunque la madurez ha llegado casi veinte años después.

Si miramos el trabajo de Pochettino, no parece estar siendo muy diferente. El equipo titular que salió contra el R.Madrid en el primer partido oficial en Cornellà fue: Kameni; Chica,Forlín,Pareja,D.García; Moisés, Nakamura; L.García, Verdú, I.Alonso; Tamudo. Si observamos el posible equipo titular de la temporada que viene (si se cumplen los deseos del club con Kameni y L.García), quedaría: C.Álvarez; Mattioni, Amat, H.Moreno, Dídac; Baena, J.Márquez; S.García, Verdú, Albín; Osvaldo. Sólo una coincidencia, Verdú. En dos años, Pochettino habría hecho una limpieza absoluta en el vestuario, habiendo renovado por completo el equipo que se encontró, recién llegado a mitad de la última temporada en Montjuich.

Por otra parte, parece que cada vez tiene más poder y peso en decisiones deportivas, formando equipo junto a Ramón Planes. No sólo en los fichajes y decisiones del primer equipo, sino que, parece ser, incluso en lo que respecta al fútbol base.

No sé si será nuestro Ferguson o no, pero, por el momento, me da la sensación que está siendo nuestro Cruijff. Se le está criticando mucho por las decisiones que está tomando, pero, de momento, tiene mi confianza, está siendo valiente y eso no se le puede discutir. Somos muchas personas y cada uno tenemos nuestra opinión, nunca estaremos todos de acuerdo y alineados en las decisiones tomadas por el club, pero aplaudo la valentía. En mi vida profesional he ido aprendiendo que hay que tomar decisiones por el futuro del proyecto, aunque a veces no sean muy populares, sean dolorosas o no sean del agrado de todos.

A mí me da igual lo que sea, siempre que sea nuestro Pochettino y haga crecer a nuestro club.





Valores de nada, ejemplo de poco

24 12 2010

Hace unas semanas me enteraba de un par de noticias que me dejaban sin palabras del populismo barato que se puede llegar a mover alrededor del fútbol. Eso, o que hay cosas que no entiendo y espero que alguien me las sepa explicar.

La primera es una entrevista en La Vanguardia a un periodista autor de un libro llamado El método Guardiola. En esta entrevista dice cosas como llamar Método Guardiola al método de liderazgo basado en el sentido común (algo que es más viejo que la propia vida) o la que más me gusta a mí, donde dice que Guardiola es el mejor líder de Catalunya y con diferencia (espero que lo compare con los líderes políticos o grandes directivos, porque sino…) Para que no haya malentendidos, donde pone Guardiola se podría poner Pochettino.

Sí, creo que ambos son dos grandes líderes (y lo han demostrado) o, como está de moda ahora, Team Leader. Guardiola llegó a un Barcelona en decadencia y lo ha convertido en un equipo capaz de ganarlo absolutamente todo. Pochettino (aunque nunca se le ha reconocido y nunca se hará) llegó a un club donde el equipo y la afición estaban deprimidos, desanimados y planificando la siguiente temporada en segunda y consiguió hacer una remonatada inimaginable y, esta temporada, colocar al equipo en puestos Champions. Sí, pueden ser ejemplos de liderazgo (la suerte que tienen ellos de ser figuras públicas) y grandes ejemplos de como el trabajo en equipo puede hacer que se consigan metas increíbles.

Primero llamar Método Guardiola a algo que te enseñan en cualquier curso de gestión de proyectos. He hecho dos cursos de Project Management y lo primero que me dijeron en la primera clase fue: “la gestión de proyectos se basa en saber aplicar el sentido común”. Segundo, por muy buen líder que sea un entrenador de fútbol creo que tienen una serie de privilegios que no se puede comparar con la vida real. Cada año pueden rehacer su equipo, tienen las ventajas de poder escoger cada temporada a los mejores dentro de su presupuesto, si un jugador sale conflictivo (Eto’o, Ibrahimovic,…) tienen ciertas “facilidades” para deshacerse de él… Unas ventajas que la gran mayoría de líderes y jefes de equipo no tienen. Por ejemplo, un líder de equipo cualquiera, tiene que aguantarse con los componentes conflictivos y saberlos gestionar para que el equipo siga rindiendo.

El segundo tema que me sorprendió es cómo un diario (creo que era el dirario Qué) decía que el Barça y sus jugadores representaban los valores de Catalunya. ¡Vamos hombre! ¿Un futbolista va a representar valores? Un privilegiado que, si quiere, no tendrá agobios económicos en su vida, que no necesita madrugar, que trabaja 2 horas diarias y que lo tiene casi todo, ¿representa los valores de una sociedad? No creo que representen los valores de sacrificio, esfuerzo, trabajo o fuerza de voluntad.

Vuelvo a repetir que no tiene nada que ver con el Barcelona, sino con el mundo del fútbol en general. Los ejemplos son culés porque son los únicos ejemplos y modelos a seguir que nos enseñan en Catalunya.

En definitiva, populacho y demasiado barato. Eso, o hay algo que no entiendo y estoy equivocado.





“Mala suerte” fuera de casa

4 10 2010

Después de 6 partidos disputados, y 3 de ellos fuera de casa y perdidos, estoy leyendo a mucha gente hablando de la mala suerte que estamos teniendo fuera de casa. Nunca he creído en la mala suerte a largo plazo, sí en momentos puntuales, pero a la larga la mala suerte no creo que exista. Cuando de los últimos 22 partidos (incluída la temporada anterior) jugados fuera de casa sólo hemos sido capaces de ganar 2. Cuando de estos últimos 22 partidos sólo hemos sido capaces de obtener 11 puntos. Cuando de los 3 partidos jugados esta temporada llevamos un bagaje de 3 derrotas y 0 goles a favor, creo que hay algo más que mala suerte, falta ambición, confianza, hambre por la victoria… Mala suerte es el gol en propia meta que se marcó ayer Forlín o la lesión de Galan o de Osvaldo, pero después de tantos partidos, no creo que podamos hablar de mala suerte.

El equipo lo intenta, pero falta algo. Intenta posicionarse en el campo, intenta tener el control de balón, intenta jugar la pelota desde la defensa, pero falta algo. Se vieron unos primeros minutos buenos contra el Villereal, se vieron buenos momentos con el Madrid, jugando el balón e intentando controlar el partido, y también se vieron buenos momentos de juego el sábado contra la Real Sociedad. Pero falta más mala leche, más ambición, más ganas de ir a por el partido. El equipo, cuando juega fuera, parece que se conforma con el empate o se ve más débil en su juego, de lo que se encuentra en Cornellà.

Hay quien dice que la juventud del equipo hace que juegue inseguro fuera, hay quien dice que es cuestión mental y que después de tantos partidos sólo hace falta ganar uno para que se lo crean, hay quien dice que en Cornellà el equipo juega más tranquilo al estar arropado por la afición. Hasta el momento se han demostrado destellos de buen juego y control del balón jugando fuera, pero sólo falta saber/querer ir por el partido. Contra el Villarreal se jugó bien hasta el gol del equipo local, contra el Madrid se jugó mejor pero no se supo tener punch arriba y contra la Real Sociedad faltó darse cuenta que pisando un poco el acelerador el partido se podía ganar fácilmente. Espero que los jugadores sepan ver que necesitan esa ambición y que Pochettino les haga el cambio mental que necesitan, porque, aunque ganar todos los partidos en casa es puntuación UEFA, ni es suficiente, ni sacaremos siempre los 3 puntos en Cornellà-El Prat.





Pochettino: Notable

22 06 2010

Después de más de una temporada como míster de nuestro equipo, creo que Poche, por el momento, ha pasado la situación con una nota bastante alta. Todo es mejorable, dado que la perfección no existe, y nunca me gusta poner las notas más altas pero, aún así, aunque Pochettino nos ha demostrado que tiene muchos conceptos tácticos y no tan tácticos por mejorar pienso que, durante esta temporada y media, la nota que se merece es de Notable.

Su primera temporada con nosotros no merece lugar a dudas que rozó la Matrícula de Honor. Llegó a un equipo y un club que estaban hundidos. Jugadores, directiva e incluso afición estábamos todos hundidos anímicamente. Nadie creía en el milagro y todos nos veíamos en segunda. Sólo era cuestión de tiempo y que el sufrimiento fuese lo más leve posible. Después de Márquez y Mané, la directiva pensó en Pochettino, desde mi punto de vista, más de cara a la siguiente temporada en Segunda que pensando en que nos salvase. Pero llegó y consiguió el milagro, recuperó anímicamente a todo el mundo y provocó lo que realmente es una REMUNTADA. En 10 partidos, pasamos de estar hundidos y no contar para nadie, a jugar la última jornada tranquilos y con la salvación matemática. Lástima que, fuera del entorno perico, no se le haya sabido reconocer la gesta que consiguió, a excepción de Guardiola.

Esta temporada ha sido diferente y el equipo no ha lucido tanto como en la REMONTADA de la temporada pasada, pero también Pochettino ha tenido que lidiar con situaciones muy complicadas y lo ha hecho de forma más que exitosa.  La muerte de Dani Jarque y el golpe anímico para los jugadores, el comenzar la temporada sin pretemporada, perder de un plumazo la columna vertebral del equipo, el affaire Tamudo, los bluff Nakamura y Pillud, perder a Javi Márquez cuando comenzaba a funcionar, multitud de lesiones contínuas, tener que apostar por la cantera, reinventar el equipo varias veces… demasiados problemas a resolver, demasiados problemas en una temporada. Cierto que ha habido otros problemas que no ha sabido resolver satisfactoriamente como los partidos fuera de casa o la no óptima gestión de la falta de gol. Aún así creo que ha conseguido grandes cosas como conseguir un equipo defensivamente solvente, hacer que el equipo funcione en casa o conseguir que nos ilusionemos con la gente de la cantera. A pesar de todo esto, hemos podido disfrutar de una temporada relativamente tranquila.

Espero que el año que viene sea más tranquilo y podamos ver trabajar, de una vez por todas, a Pochettino con tranquilidad y tiempo. Con una pretemporada, con un equipo sin sobresaltos desde el principio y con la experiencia del año pasado. Cualquier cosa que se quiera conseguir con el Espanyol siempre nos cuesta el doble o el triple de esfuerzo, pero estoy convencido que el Sheriff es el Míster de futuro que necesitamos y con el que creceremos en los próximos años. Aunque no sé si soy muy objetivo, teniendo en cuenta que Pochettino ha sido uno de los pocos jugadores que he considerado lo más próximo a un ídolo (ni siquiera Tamudo).