Reservado el derecho de admisión… a culés

16 12 2010

Por segundo año consecutivo se va a “prohibir” la asistencia de culés al campo de Cornellà, a raíz del tristemente famoso incidente de las bengalas protagonizado por unos indeseables que ni aman el fútbol, ni el deporte. Es una radical decisión tomada por nuesta directiva que, como todas las decisiones, trae una polémica que la acompaña.

En primer lugar quiero destacar que he puesto la palabra prohibir entre comillas. Esto es porque, lo que se dice prohibir, en la estricta definición de la palabra no se prohibe la entrada a nadie. No sé exactamente cómo lo van a gestionar este año, pero creo que es igual que el año pasado, donde no se prohibió la entrada a nadie. Simplemente lo que se hace es vender entradas a socios. Aficionados culés pueden ir y nadie se lo impedirá, pero siempre y cuando conozcan a un socio periquito. Es decir, todo aquel que quiera ir, sea del equipo que sea, sólo podrá ir si es a través de un socio periquito que le compre las entradas. El año pasado ya se vieron culés por Cornellà y este año seguramente que se volverán a ver. ¿Qué se consigue con esto? Que alguien se haga responsable de los actos. Si alguien va al campo a través mío y la lían, yo seré el directo y único responsable de los actos realizados.

Aficionados culés los ha habido toda la vida en nuestro campo. Recuerdo cómo en el Gol de General mitre (nunca supe si era el norte o el sur… aunque ahora en Cornellà  sigo sin saber en qué gol estoy) estaban entre los aficionados pericos sin ningún tipo de problema, ni altercado. Recuerdo ver aficionados culés mezclados entre los pericos en Montjuich. Al menos por mis zonas lo máximo que he visto es cómo un aficionado culé, con su camiseta, se llevó una lluvia de bolas de papel, nada más. Mientras que sí que he visto cómo a un aficionado merengue se lo tuvo que llevar seguridad porque peligraba su integridad física.

En segundo lugar, estoy de acuerdo que algo había que hacer y ya se vio que el vender las entradas por ServiCaixa (como se hace en cualquier otro partido) no funcionó y no se supo gestionar, ni controlar bien. Así que alguna acción había que tomar. Pero yo no hubiese tomado la medida que ha tomado la directiva. No sé si es la mejor que se ha podido tomar, no sé si se ha consensuado junto con el Barcelona o las razones, pero desde mi posición no es la mejor solución. Personalmente, creo que los aficionados culés también deberían poder entrar, como han hecho toda la vida en Sarrià y Montjuich, y que lo que se debería haber hecho es ceder entradas al Barcelona y ellos, responsabilizarse de sus seguidores. Ellos los conocen, que ellos decidan a quién venden y que ellos se responsabilicen. Posiblemente la medida actual busca calmar los ánimos durante unos años antes de volver a la situación normal. Posiblemente lo que busque es dispersar los aficionados para que no haya grandes grupos que, a fin de cuentas, son los que la suelen liar. Pero, a priori, para mí no es la mejor solución y, como habitualmente, “prohibir” es la peor de las soluciones





“Mala suerte” fuera de casa

4 10 2010

Después de 6 partidos disputados, y 3 de ellos fuera de casa y perdidos, estoy leyendo a mucha gente hablando de la mala suerte que estamos teniendo fuera de casa. Nunca he creído en la mala suerte a largo plazo, sí en momentos puntuales, pero a la larga la mala suerte no creo que exista. Cuando de los últimos 22 partidos (incluída la temporada anterior) jugados fuera de casa sólo hemos sido capaces de ganar 2. Cuando de estos últimos 22 partidos sólo hemos sido capaces de obtener 11 puntos. Cuando de los 3 partidos jugados esta temporada llevamos un bagaje de 3 derrotas y 0 goles a favor, creo que hay algo más que mala suerte, falta ambición, confianza, hambre por la victoria… Mala suerte es el gol en propia meta que se marcó ayer Forlín o la lesión de Galan o de Osvaldo, pero después de tantos partidos, no creo que podamos hablar de mala suerte.

El equipo lo intenta, pero falta algo. Intenta posicionarse en el campo, intenta tener el control de balón, intenta jugar la pelota desde la defensa, pero falta algo. Se vieron unos primeros minutos buenos contra el Villereal, se vieron buenos momentos con el Madrid, jugando el balón e intentando controlar el partido, y también se vieron buenos momentos de juego el sábado contra la Real Sociedad. Pero falta más mala leche, más ambición, más ganas de ir a por el partido. El equipo, cuando juega fuera, parece que se conforma con el empate o se ve más débil en su juego, de lo que se encuentra en Cornellà.

Hay quien dice que la juventud del equipo hace que juegue inseguro fuera, hay quien dice que es cuestión mental y que después de tantos partidos sólo hace falta ganar uno para que se lo crean, hay quien dice que en Cornellà el equipo juega más tranquilo al estar arropado por la afición. Hasta el momento se han demostrado destellos de buen juego y control del balón jugando fuera, pero sólo falta saber/querer ir por el partido. Contra el Villarreal se jugó bien hasta el gol del equipo local, contra el Madrid se jugó mejor pero no se supo tener punch arriba y contra la Real Sociedad faltó darse cuenta que pisando un poco el acelerador el partido se podía ganar fácilmente. Espero que los jugadores sepan ver que necesitan esa ambición y que Pochettino les haga el cambio mental que necesitan, porque, aunque ganar todos los partidos en casa es puntuación UEFA, ni es suficiente, ni sacaremos siempre los 3 puntos en Cornellà-El Prat.





Final de curso: Aprobado

20 05 2010

Se acabó la temporada y, por lo tanto, es el momento de poner notas y hacer valoraciones. Hemos escuchado todo tipo de valoraciones, incluso hemos tenido que escuchar, sin reirnos, el notable alto que nos puso nuestro presidente (así nos va…), pero yo estoy con nuestro míster Pochettino, en decir que ha sido una temporada de Aprobado. No sé si alto o por lo pelos, pero aprobado, al fin y al cabo.

No hemos hecho una gran temporada, pero también es cierto que ha sido una de las temporadas más tranquilas que hemos vivido últimamente. Deportivamente, hemos estado toda la temporada en la mitad de la tabla aunque mirando siempre para abajo, algo que no es para tirar cohetes, pero para poder hacer una buena valoración hay que tenerlo todo en cuenta y, en el aspecto extradeportivo, esta ha sido una temporada para olvidar.

Todo empezaba bien. Estrenábamos campo nuevo, De la Peña parecía que volvía a ser el de siempre, los fichajes de Nakamura y Verdú prometían que aumentaban el nivel del equipo y ganábamos 3-0 al Liverpool en un gran partido de inauguración. Empezaba una temporada con la columna vertebral de siempre (Kameni-Jarque-De la Peña-Tamudo) complementada con fichajes de cierta calidad (Verdú-Nakamura) mientras que se hacía la transición al futuro (Javi Márquez-Ben Sahar) Pero todo ser torcía el 8 de agosto, con la muerte de Jarque. Ese día se rompió la pretemporada (el equipo estuvo 1 semana parado y casi no tuvo partidos de pretemporada), el equipo llegaba anímicamente destrozado y se rehacía la defensa (se perdía al capitán y pilar de la defensa y Pareja tenía que asumir un nuevo rol de forma inesperada). Por lo que empezábamos la temporada fuera de forma física y anímica.

Después de un mal inicio, parecía que el equipo se recomponía y estaba 7 partidos sin perder. Entonces explotó el caso Tamudo, lo que desencadenó otro bache deportivo (eliminados de la copa del rey, varias derrotas seguidas y algunas abultadas como con Racing y At. Madrid) y el quedar el jugador apartado. Otro componente de la columna vertebral fuera. Por si fuera poco, De la Peña se lesiona y se pierde la temporada, Nakamura no se adapta y Pillud y Roncaglia resultan ser los fichajes toya a los que ya nos tienen acostumbrados esta directiva. En unos pocos partidos el panorama cambia, el equipo se queda sin columna vertebral y hay que comenzar a inventar. Se tiene que fichar a un delantero en invierno, se le da la batuta del equipo a Javi Márquez, un jugador de la cantera sin experiencia en primera y en defensa tienen que entrar dos jugadores más del B: Didac Vilà y Víctor Ruíz.

Pero todavía no estaba dicho. Cuando Javi Márquez comienza a asentarse, se lesiona para toda la temporada. Y volvamos a comenzar. Otra vez a recomponer el equipo, por el centro del campo.

Ha sido una temporada difícil y eso hay que tenerlo en cuenta y como temporada de transición se puede aceptar, aunque ahora sólo tenemos un camino y es crecer. Tenemos que coger las cosas positivas que han sucedido esta temporada y construir una base con ellas: aumento de masa social, un nuevo campo que ha resultado ser un fortín y el debut y descubrimiento de grandes jugadores del B. Sólo esta temporada ya han debuta en el primer equipo Víctor Ruíz, Didac Vila, Raúl Baena, Javi Márquez y Jordi Amat.





Por fin acaba

28 04 2010

Faltan tres semanas y cuatro jornadas para que se acabe una de las, posiblemente, termporadas más tranquilas que recuerdo en los últimos años. Pero aún así sólo me sale decir “Por fin se acaba”. Ni la temporada pasada, en la que sufrí tanto y me encontré solo ante tal sufrimiento, tuve esa sensación.

Por fin se acaba la temporada que peor ha empezado, posiblemente, en toda nuestra historia, con la muerte de nuestro capitán, Dani Jarque, de forma tan inesperada y traumática y que tanto marcó el inicio. Por fin se acaba la temporada en la que, por diferentes razones, se perdió la base sobre la que se tenía que construir nuestro equipo de la temporada (Jarque – De la Peña – Tamudo). Por fin se acaba la temporada en la que casi no funcionó ninguno de los fichajes realizados (Nakamura, Pillud, Chuck Norris Roncaglia), a excepción de Joan Verdú y Dani Osvaldo, y Pochettino tuvo que echar mano de la imaginación para salir airoso como ha podido. Por fin se acaba la temporada en la que explotó el caso Tamudo y ninguna de las partes supo gestionarlo bien. Por fin se acaba la temporada en la que todo apunta a que seremos el único equipo en que no nos habrán pitado ni un solo penalty a favor, a pesar de haber tenido muchas oportunidades de haberlo hecho. Por fin se acaba la, posiblemente, peor temporada fuera de casa y que nos ha impedido luchar por cotas más altas. Por fin se acaba la temporada en la que, un año más, nos han catalogado de todo por no haber perdido contra el Barcelona. En definitiva, por fin se acaba una temporada donde han ocurrido demasiados problemas extradeportivos que han superado a los deportivos e, incluso, a veces han podido llegar a afectar.

Por suerte, también siempre podremos decir que por fin se acaba la temporada en la que volvimos a tener casa propia. O que por fin se acaba una temporada en la que pudimos ver explotar a unos jóvenes prometedores y que casi la mitad de nuestro once titular estuviese compuesto por chavales del filial (aunque nadie nos lo sepa reconocer): Didac Vila, Víctor Ruíz, Javi Chica, Javi Márquez, Raúl Baena, Moisés Hurtado.

Esperemos que la temporada que viene no tengamos que dar gracias, otra vez, a que se acabe la temporada.





El fortín de Cornellà

19 04 2010

Cuando supimos que íbamos a tener campo propio y comenzamos a conocer el proyecto y los diseños de cómo sería, comenzó a extenderse la misma idea por toda la masa social: por fin tendríamos nuestra bombonera, por fin dejaríamos de jugar en campo neutral. Todos comenzábamos a pensar que el silencio de Montjuic se traduciría en ruido en nuestro nuevo Estadio. Que la soledad con la que jugaban los jugadores en el Estadio Olímpico se traduciría en compañía y arropamiento en el nuevo Estadio. En definitiva, que los jugadores iban a jugar mucho más cómodos y, por lo tanto, pocos puntos y partidos se escaparían de nuestro feudo.

Pero pienso que, ni en los más húmedos y optimistas sueños, pensábamos que iba a ser todo como está siendo durante este primer año. Las gradas están pegadas al campo y la acústica es brutal. Ya en el partido de inauguración contra el Liverpool y, sobre todo, en el primer partido oficial contra el Madrid, se pudo comprobar lo ensordecedor que podría ser y lo incómodo que jugaría el rival.

Sólo a falta de dos partidos para acabar la temporada en casa (Valencia y Osasuna) los números que se están obteniendo en Cornellà son de UEFA:

  • Sólo 3 partidos perdidos en Cornellà, en toda la temporada.
  • 4º equipo que menos goles ha recibido en casa (a pesar de los 7 goles recibidos entre el partido del Racing de Santander y el del R. Madrid)
  • 7 partidos seguidos sin perder en Cornellà (los 7 que llevamos en la segunda vuelta)
  • 7 partidos seguidos sin recibir ningún gol en casa (los 7 que llevamos de segunda vuelta)

El equipo en casa juega bien, cómodo y confiado. Los jugadores luchan, corren y se ayudan. Se juega con líneas adelantadas y presionando la salida del rival desde la defensa. El nuevo Estadio está siendo el fortín que todos pensábamos que terminaría siendo y se está ganando ese plus de puntos que en Montjuic no ganábamos.

Ahora sólo falta rematar la faena cuando jugamos fuera de casa, donde el equipo no sabe a qué jugar, no se siente cómodo y juega con nervios y ansiedad. Pero confiemos en el futuro, es el primer año y el equipo todavía es muy joven.





El peligro de Cornellà

6 04 2010

Leo estos días, con gran sorpresa y estupor, en dos blogs amigos (El pan de los pobres y Sentimiento Perico) que, durante la disputa del Espanyol-Sporting del pasado 28 de marzo, los Mossos d’esquadra indicaron a la seguridad privada del Espanyol que pidiese a todos aquellos seguidores que no estaban sentados en el área destinada a la afición rival, que se despojasen de todo aquel material y ropa relacionado con su club de fútbol.

Asombro porque la afición perica, a excepción del grupo de indeseables que todos conocemos, siempre ha demostrado su gran comportamiento y deportividad con el resto de aficiones. Y, también, asombro porque el Sporting no es, precisamente, lo que podríamos llamar un rival que requiera una vigilancia y seguridad especial. De hecho, a excepción del Barcelona y, en los últimos años el Madrid, ninguna afición rival requiere de vigilancia y seguridad especial, cuando viene a nuestro campo.

El primer problema que hay con esta actitud del cuerpo de seguridad de la Generalitat es la falsa alarma que se genera entre las aficiones rivales de que el campo de Cornellà es un campo peligroso donde la afición rival peligra si se ubica entre la afición local. Nada más lejos de la realidad. ¿Qué pensarán los aficionados del Sporting que recibieron dicha advertencia? ¿Qué harán en próximas visitas? ¿Qué pensarán aficiones rivales de otros clubs que hayan leído/escuchado dicha noticia? Y segundo problema, si esto es así, si es cierto que corrían algún tipo de peligro (y todos sabemos, lamentablemente, de dónde podría venir), ¿no sería más lógico controlar a los posibles agresores que no a los posibles agredidos?

Eso sí, lo que no nos sorprende es esa actitud ilógica de los Mossos d’Esquadra. Los mismos que, mientras que nos llueven vengalas del cielo, en vez de vigilar y controlar a los agresores, vigilan que los agredidos no se revuelvan, mientras seguimos recibiendo vengalas. Para ellos parece ser que es más peligroso el agredido que el agresor.





Sóc Dani, Sóc RCDE

23 09 2009

Debo decir que me gusta mucho este vídeo promocional que ha realizado el Espanyol y que se pone en los videomarcadores del Estadio mientras los jugadores salen a calentar, en el momento previo al partido. En el momento que escuché los primeros acordes, de esta fantástica canción de los Black Eyed Peas, en el partido contra el Madrid, me quedé himnotizado visionándolo. No sé si es la canción, si es la sencillez del vídeo o la parte emocional del mismo, pero me enganchó desde el primer momento. Para completarlo sólo faltaría a la afición cantando y bailando al son de la música para animar al equipo y el ambiente antes del comienzo del partido.

Este vídeo junto con el que ya comenté en la entrada Som L’Espanyol, creo que demuestra que del departamento de imagen o comunicación del club se está comenzando a trabajar bien. Lo único que pienso que estos vídeos no deberían quedarse en los videomarcadores del club y deberían salir a la luz, generanado así imagen de marca.